No se lo cuentes a «Nadie»

Por Juan Santana. Como siempre, comienzo saludando por educación, aunque podríamos saludar más adelante como suelo hacer en conciertos, pero no se lo digas a “Nadie”, porque “Nadie” es un chivato incansable y los secretos que digas a “Nadie”, dejarán de ser secretos, porque “Nadie” se encargará de soltárselos a todos y pregunto, “¿No somos nada o nadie?”. ¿Cuántas veces alguien suelta un chisme con la coletilla del no se lo digas a nadie?.

Cuando soltamos la coletilla del no se lo cuentes a nadie, demuestras que la única persona que faltaba por contar el secreto es la persona con quién estás en ese momento. A veces suelto un chisme con la frase, “Que no salga de la isla por favor”, porque suena graciosa y los únicos que no sabrán el chisme son los muertos y a saber por si están volando de forma invisible en nuestro espacio y al final saben todo de todos.

Cuando tienes relaciones personales con quiénes has mantenido momentos íntimos y en alguna tertulia descarga un chisme sobre otras con quiénes tuvo algo, desde ese mismo instante deberás tener claro que tú eres otra de tus víctimas, porque los humanos que mueven la lengua de esa forma, disparan a ráfaga a todos lados y punto pelota.

Muchos tenemos la suerte de aprender por experiencia que somos alguien, cuando estamos convencidos de ser “Nadie”, un sentimiento muy duro, pero los dolores te endurecen como persona. Una prueba de ser “Nadie” o de que no somos nada, es con un ejemplo bestial… imagínate que vamos por la autopista y por suerte o por desgracia tenemos un accidente mortal. Digo por suerte o por desgracia porque “Nadie” sabe que habrá después de la puta o hermosa vida.

Y volviendo al “Nadie sabe o lo sabe”, es que “Nadie” son los sacerdotes que saben o los enterados de turno que comen el coco asegurando que hay más allá, sin añadir “Pienso esto o aquello” y la lógica sería preguntar, “¿Nadie no sabe porque no somos nadie o somos alguien cuando sabemos que no somos nada?”. ¿¡Que rollo, verdad!?.

Pues si muriéramos en un accidente, más de cientos de personas, estarían mosqueadas porque el atasco les impide llegar al lugar donde se dirigían y los muertos envueltos en sábanas son “Nadie”. ¿Lo comprendes o esto es un rollo patatero?.

En los pueblos todos sabemos todo de nuestros vecinos y muchas veces solemos criticar ignorantemente a los demás, aun teniendo más problemas que las víctimas criticadas por nuestras lenguas negras. “Esto es lo que hay”, era el nombre del grupo musical del pueblo por aquellos años formado por padre, madre e hija y me encantaba este nombre, porque todos los años tocaban en las fiestas y “Nadie” el negativo criticón tenía la respuesta con el nombre del grupo cuando preguntaban, ¿Por qué traen siempre este grupo musical?. También podríamos responder, ¿Por qué no haces tú la fiesta?, esto es lo que hay.

Despido la carta con un chisme que pido por favor, no se lo digan a “Nadie”…. la cara del foto montaje adjunto a esta carta es de mi bisabuelo Teodomiro, Teo para los amigos. Gracias por regalarme un poco de tu tiempo, el tesoro más valioso del ser humano, porque el tiempo pasa y jamás volverá. Un saludo.

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram