En memoria de Plácida Rosario Plasencia

Por Juan Santana.

¿Qué tal estimado lector?, espero estés bien y gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del ser humano, porque el tiempo pasa y jamás volverá.

Trabajar de cualquier forma para los demás es un trabajo de todos, porque estamos conectados de cualquier manera por infinitas razones. La educación está por encima de todos los valores humanos respetando las diferentes culturas porque es una obligación moral, pero hoy deseo con toda mi alma compartir la historia de una simple tortilla de papas que arrastró a conocer una Madre Divina de la isla Gomera, “Plácida Rosario Plasencia”.

El 12 de Octubre de 2.016, caminando por Los Cristianos, en el sur de Tenerife, pregunto a un taxista donde podía comprar una tortilla de papas para llevar a casa y chulearme con mi hija que está enganchada a las tortillas, igual que yo. Dicho taxista dice que vaya al Restaurante de Agapito Méndez, El Gomerón que las hace sabrosas y resulta ser que mi hija Andrea con su amiga Laura, siempre van a este lugar cuando salen los sábados de paseo y sentadas en su terraza charlan disfrutando de sus manjares diarios.

Cuando entro al Restaurante saludo al amigo Agapito y pido la tortilla, y resulta que el cocinero José Afonso también es amigo mío y nos saludamos con mucho amor. José Afonso pregunta como quiero la tortilla y respondo que la quiero tal y como él la hace, porque confío en todas las personas porque así más soy más feliz.

Hablando con Agapito mientras espero la hermosa tortilla, comento que mi padre falleció el 20 de Agosto de este año y él dice que su mamá falleció el pasado 5 de Junio de este mismo año y aguanto las ganas de llorar, sin entrar en más detalles. Agapito habla con tanto amor de su madre, Plácida Plasencia que siento la obligación de conocerla un poco más, porque deseaba mirar sus ojos y pido permiso para pasearla por el mundo. Jessica (hija de Agapito) buscó la foto de su abuela paterna, enviándomela por email, haciendo un montaje con su imagen de la foto adjunta a la carta y Plácida es la madre guapa que está con nosotros en la foto de la gran tortilla de papas, que gracias a dicha tortilla hemos conocido un poquito más de la vida de personas sencillas que han vivido muchas décadas dejando huella a través de la buena educación reflejada en sus hijos y una prueba de mis palabras, está en el carácter del amigo Agapito, sin ánimos de hacer la pelota a nadie, sino de transmitir un mensaje de amor a todos los lectores, en el sentido más profundo.

La vida es un camino con principio y final, pero estoy totalmente convencido de la existencia del más allá y según actúes en esta vida, vivirás en la siguiente. Recuerdo a Jessica como regañaba con amor a su padre Agapito, porque trabaja demasiado, pero cada persona es feliz a su manera y el foco de la vida está en la nevera, todo lo demás es imaginación.

Gracias a Dios o al destino, por regalarme estos encuentros, donde queriendo o sin querer aprendemos a ser mejores y un fuerte beso a Plácida porque estoy seguro que estará sonriendo con esta carta, dirigida especialmente en su memoria.

Un abrazo y hasta la próxima carta.

4 Commentarios en "En memoria de Plácida Rosario Plasencia"

  1. I have fun with, cause I found exactly what I was taking a
    look for. You’ve ended my 4 day lengthy hunt!
    God Bless you man. Have a nice day. Bye

  2. Thanks on your curiosity in Investment Advice.

  3. Wonderful post! We will be linking to this great article on our site. Keep up the good writing.|

  4. Genuinely when someone doesn’t know after that its up to other people that they will help, so here it occurs.|

Comentarios cerrados.