Juan Santana | ¡Voy a echar una meada que no aguanto macho!

Voy a echar una meada que no aguanto macho

¡Voy a echar una meada que no aguanto macho!

Un viernes 27 de mayo del 2.022 calentito desde por la mañana, porque este día los atascos en toda la isla de Tenerife fueron los protagonistas sin duda alguna, comenzando por el sur de Tenerife con el cerramiento de la zona del Barranco de Troya en Adeje, por algún tema del alcantarillado y siendo a una hora punta, peor todavía.

Escuchas las bocinas de algunos conductores enfadados que llevan el tiempo justo para carga y descarga de mercancías, los taxistas con el tiempo justo para llegar al aeropuerto, los treinta grados de calor y sin entrar en más detalles de los insultos a todos los santos.

Seguimos camino a Santa Cruz y La Laguna y la autopista todavía es muy pequeña para tanto transporte grande o pequeño, pero los humanos puntuales salen con tiempo y no van pisando el acelerador ni estresados y además vamos escuchando las noticias de Radio Nacional con el suceso de las dos hermanas que fueron a casarse en la India sin querer casarse y las asesinaron injustamente por humanos de mentes sin escrúpulos.

Estamos llegando a Santa Cruz, cerca de la Laguna y acaba de suceder un accidente no grave y hacia el sur, es decir, cola asegurada hacia abajo, gracias a Dios, por el problema de los dos carriles solamente y además los culichichis que van mirando con aquella cara de novelero y poco a poco van taponando.

Cuando estamos frente Alcampo, un conductor que iba delante de nosotros bajó de su coche dirigiéndose hasta nosotros y pensábamos que era un amigo o conocido, pero cuando estaba cerca nos dijo, «¡Voy a echar una meada que no aguanto macho!» y meo cerca de su coche.

Obviamente tenía que mear fuera del coche o se meaba los pantalones y los conductores apurados por infinitos motivos, dando bocinazos o algún que otro insulto, pero otros sonreímos imaginando el gustazo que estaba dándose el pobre hombre con la meada y a cualquiera nos puede pasar.

¡Bien tienen que sufrir los perros de apartamentos cuando tienen ganas de salir a mear y sus dueños no están o los sacan cuando ellos quieren!.

Aquí lo dejo para seguir reflexionando y gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del Ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.

Juan Santana.

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram