Jesús Millán Muñoz | Posible Museo o Fundación Imaginaria Virtual Cuadernos de JMM

No es una fundación real, ni aprobada por la legalidad, ni refrendada por la Asociación de Fundaciones, pero si podría ser una “fundación virtual que intenta exponer parte del legado que lo conforma la obra Cuadernos o Cuadernos de la Mancha de JMM”.

Por definición una fundación es “una organización sin fines de lucro que persigue fines de interés general” y podríamos añadir que beneficia o podría beneficiar a potenciales colectividades de personas.

Se indica que son “variables los motivos, causas, razones que motivan a un colectivo o grupo o personas o a una institución o entidad social o jurídica a construir una fundación, para que tenga fines sociales”. Pueden existir motivos o razones o causas o fines o metas de todo tipo, desde la vanidad a la soberbia, al marketing, a la imagen de marca, a reducir los impuestos de determinadas entidades, a preservar el legado de una persona o un colectivo, a beneficiar filantrópicamente a la sociedad, a que algo un legado o una colección no desaparezca, a rellenar un hueco de conocimientos o de experiencia que la sociedad no tapa lo suficiente, etc.

En nuestro caso que comentamos, no existe dicho Museo, ni existe dicha Fundación como entidad real, sino solo como “simbólica o imaginaria o posible o potencial”, y de alguna manera si existe virtualmente, “porque parte de los contenidos están difundidos en la Mar-Galaxia-Océano de Internet”. Además materialmente, en bibliotecas, museos, fundaciones, monasterios, colecciones públicas o privadas.

O dicho de otro modo, si recogemos o percibimos o vemos, las páginas diferentes, nos encontraríamos virtualmente, con una multitud de contenidos, dónde están expresados para el público, sin fines de lucros, la difusión de esta obra, Cuadernos o Cuadernos de la Mancha de JMM, que es lo que estamos intentando expresar o modular.

Dicho de otro modo, cómo diríamos esta obra cultural, de creación e investigación literaria, filosófica, plástica y otros contenidos, es muy difícil su difusión, de alguna manera, el sueño o la meta, de un “posible museo o fundación o museo fundación real”, no parece esté en el horizonte real, ni siquiera posible. Al menos, podríamos indicar, “crear o imaginar un museo o una fundación irreal, pero virtual”, que algo de todo ese trabajo, que está fragmentario en diversas Web del vientre de la ballena que es Internet, si se “percibe como unidad”, tiene suficiente, “contenido conceptual”, para formar y conformar una especie de “museo y fundación virtual” sobre dicha obra. Y, cualquiera, en un momento puede visitar y percibir y leer y contemplar “su existencia”…

Estimamos que es un fin general, que esta obra, en su materialización, Tololo escrito,  como un libro, como una única obra, de un único autor, sería, solo en su parte escrita, una de las tres obras, más extensas en número de palabras, de un único título y un único autor, de todas las lenguas y culturas de la historia.

Y, que todo lo escrito y todas las imágenes plásticas (pinturas, dibujos, fotografías, audios, etc.), todo conforma una única obra, un único título, una única producción. Y que, puede ser de interés general, y para beneficio de la actualidad y de las generaciones futuras, si es que “no se pierde o no se destruye”, aunque la inmensa mayoría de la producción artística, es decir, docenas de miles de dibujos y pinturas y libros de artista, reales y materiales, desde hace décadas están o deberían estar por el mundo en diversas colecciones.

Ante digamos, el enorme peligro existente, de que todo o gran parte se pierda o se deteriore o se destruya o se deje morir en distintas entidades y geografías. Entonces, quizás, quizás al menos, “creamos o imaginamos o inventamos un museo virtual o una fundación virtual inexistente”, pero que podría percibirse como “realidad”, si “una persona o institución o entidad, quieren entrar diríamos en este juego de ir visitando, diríamos las realidades en la Web”, que es un reflejo de lo existente, o que debe existir materialmente, en bibliotecas, fundaciones reales, museos, colecciones públicas y privadas, lo que constituye trozos o partes, de esta obra, que se ha denominado últimamente Cuadernos o Cuadernos de la Mancha.

Estas páginas que son un reflejo de esa totalidad, serían las siguientes esencialmente, que a si mismo enlazan con otras páginas, dónde se pueden concretar y materializar contenidos:

http://twitter.com/jmmcaminero

http://personal.cim.es/filosofia/

http://soliloquios.blogia.com

https://facebook.com/cuadernossoliloquiosjmm

http://filosliterarte.blogspot.com.es

http://articulosperiodisticosjmm.blogspot.com.es

http://youtube.com/jmmcaminero

Esta obra Cuadernos o Cuadernos de la Mancha. Consta en su dimensión escrita, de cincuenta tomos o volúmenes, cincuenta mil páginas, veintidós millones de palabras, y en su parte, o dimensión plástica, más de ochenta mil dibujos o pinturas u hojas de libros de artista, que están o deberían estar en colecciones públicas o privadas, más de cincuenta mil fotografías artísticas o documentales, unas cien horas de audio-grabación, algunos videos…

De todo ello en ese Irreal Museo-Fundación virtual, habría unas miles de páginas de los escritos, unos miles de fotografías muy deficientes de obras plásticas, unos miles de fotografías documentales y artísticas, unas docenas de horas de grabación, etc.

Es una obra de creación y búsqueda e investigación de multitud de contenidos culturales, especialmente, desde la perspectiva literaria-filosófica y del arte plástico. Y, podemos creer, que sería un producto cultural, que merecería no “se perdiese o destruyese y quedase para generaciones futuras”. ¡Que tuviese un pequeño lugar en la cultura humana, cosa hay que decir, actualmente no tiene, esta obra es invisible o inexistente culturalmente…!

Para terminar, considero que no se debería perder o destruir, y que este modesto artículo, es una llamada a la comunidad cultural, que hasta ahora es refractaria y negativa ante esta producción cultural, que aunque sea mediocre, una cantidad tan enorme de material cultural, formando una obra cultural, merecería no se perdiese. Así, estiman algunas personas. Quizás, sea bueno recordar esto en tiempos de pandemia… ¡Paz y bien…!

Por: Jesús Millán Muñoz.

http://www.facebook.com/cuadernossoliloquiosjmm  © jmm caminero (05 abr-26 ag 20 cr).