Dedicada al amigo Félix, Guardia Civil de Arona (Tenerife)

Por Juan Santana.

El día lunes día 8 de enero del 2.018 nos acercamos a visitar al amigo Félix a la Comandancia de la Guardia Civil, algo especial en un lugar donde la gran mayoría les visita para asuntos tristes, porque mientras hablamos con Félix llegó una señora de Las Galletas, porque unos ocupas se metieron en su casa y punto pelota y muchos más, pero seremos positivos. Fuimos a visitarlo para verle, abrazarlo y presumir de nuestras zapatillas de Reyes Magos y el presumía igual que la gran mayoría de los hombres españoles, de tener una nueva colección de calzoncillos y calcetines. Pero nos llevamos un regalo maravilloso, porque nos habló de la Cabalgata de Reyes Magos que se celebra el 5 de enero en Alcoy (Alicante), considerada como la más antigua de España, seguida de la de Granada y está declarada fiesta de interés turístico nacional y la primera representación de la cabalgata está documentada en 1866.

Buscando información comparto esto que dice, «La llegada de las fiestas navideñas se anuncia con el montaje del Tirisiti. Éste es un montaje teatral con marionetas, el cual mezcla elementos del nacimiento de Jesús, la llegada de los Reyes Magos y la celebración de las fiestas de Moros y Cristianos de Alcoy, tan característicos de la ciudad de Alcoy. El embajador real anuncia con su pregón, el día 4 de enero, la llegada a la ciudad de Sus Majestades Melchor, Baltasar y Gaspar, venidos de Oriente. Los niños acuden a escucharle y depositan sus cartas para los Reyes en unas burritas, cargadas con buzones y tiradas por los pajes reales. Esa noche, los Reyes Magos leerán todas las cartas de los niños para llevarles los juguetes al día siguiente. El día 5 de enero Sus Majestades, por fin, recorren las calles de Alcoy a lomos de dromedarios (porque los amargados amigos de los animales no han pasado todavía por Alcoy) y acompañados por todo su séquito real: pajes, «pastoretes»… En la cabalgata participan más de mil alcoyanos y alcoyanas.

Los pajes suben a las casas por las fachadas ayudados de largas escaleras. Llevan con ellos regalos que entregan a los niños de algunas de las viviendas de los pisos principales de las calles del recorrido, especialmente la de Sant Nicolau (San Nicolás), con sus espectaculares edificios modernistas. Este espectáculo está acompañado por melodías musicales escritas para la cabalgata e interpretadas por la tres bandas de la localidad: Corporación Musical Primitiva, Sociedad Música Nova y Unión Musical y diferentes agrupaciones como La Xafigà de Muro. Cuando los Reyes Magos llegan a la plaza de España, en el centro de la ciudad, descienden de sus camellos y se encaminan hacia el Nacimiento. En el momento de la adoración, sus majestades entragan oro, incienso y mirra al niño Jesús. Todo esto acompañado con la interpretación del Aleluya de Händel.

Si desea más información estimado lector, busca en las redes sociales, pero creo que saber que los niños más afortunados, viven las emociones de ver a los Reyes Magos llevando los regalos personalmente, es un puntazo, en un mundo dónde la maldad y la tecnología gana la partida. Nosotros presumimos de tener amigos de abrazos y charlas interesantes, como cuando hablamos con Félix, porque sinceramente confieso que saber esta historia de Alcoy es un gran regalo de historias lindas que suceden en el mundo y gracias al destino, las instalamos en nuestro cerebro para alimentar un poco más de la mejor forma nuestra actitud positiva. Gracias a nuestros buenos amigos, tenemos calidad de vida, moralmente hablando. Les dejo con el regalo para intentar ser un poco más feliz, en esos momento dónde la lógica gana la partida. Gracias por leer y regalar un poco de tiempo leyendo, porque el tiempo, es el tesoro más valioso del ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.