La asociación de vecinos de Los Abrigos denuncia a la policía local por abuso de autoridad

Fiesta de Fin de Año en Los Abrigos.

El 31 de diciembre la asociación de vecinos de Los Abrigos realizo su fiesta de fin de año donde ocurrió el altercado.

El vecino organizador de la fiesta de fin de año de Los Abrigos sufrió lesiones producidas por agentes de la policía local de Granadilla después de tener un altercado por la finalización de la fiesta.

Al parecer los agente de la policía local de Granadilla pidieron al organizador de la fiesta que finalizara el evento, este les manifestó que tenían autorización para finalizar más tarde y le pidió a los policías que comprobaran con un superior la veracidad de la autorización, todo terminó en un altercado en el que el organizador de la fiesta resultó detenido y esposado.

El ciudadano que sufrió la agresión presentó ante los juzgados el informe médico de lesiones, según informa el periódico EL DÍA este informe refleja que el vecino fue golpeado en dependencias policiales “estando esposado en todo momento”. El puñetazo que recibió en el ojo derecho “le causó un grave hematoma, así como problemas de visión”. Además, se le produjeron “sucesivas lesiones por reiterados lanzamientos contra las paredes y contra el suelo, así como golpes en los costados”. Esta brutal paliza ocasionó daños físicos importantes, que obligaron al vecino a trasladarse al ambulatorio en varias ocasiones, apostilla la asociación.

Esta situación a traído una gran polémica, el Diario de Avisos eliminó la noticia, José Domingo Regalado, el alcalde de Granadilla de Abona, remitió a EL DÍA al concejal de Seguridad, Jacobo Pérez, quien tampoco se pronunció sobre esta materia, informó el periódico, solo falta esperar que se pronuncie el juzgado para saber lo que realmente pasó y si hay responsabilidad por parte de los agentes de la policía local de Granadilla.

 

4 Commentarios en "La asociación de vecinos de Los Abrigos denuncia a la policía local por abuso de autoridad"

  1. Que raro un pueblo que nunca da que hablar tan tranquilo alejado del mundanal ruido

  2. La mentira habitual de siempre, que le pegaron, ya no se lo cree nadie.

Deja tu comentario

Tu dirección email no será publicada.


*