Ángel Víctor Torres y Pedro Martín cierran filas en torno a Mena en una reunión con los ediles del gobierno de Arona

El secretario general del PSC-PSOE, Ángel Víctor Torres, y de los socialistas de Tenerife, Pedro Martín, se han reunido en la tarde noche de hoy con los concejales de su partido que conforman el gobierno municipal de Arona para mostrar su respaldo al alcalde y secretario general local, José Julián Mena, menos de un día después de que este anunciara la revocación de las competencias del concejal de Urbanismo, Luis García, por la pérdida de confianza tras las decisiones adoptadas por este durante su gestión.

En Arona, el Grupo Socialista cuenta en la actualidad con una mayoría absoluta de 14 de los 25 concejales, lo que garantiza la estabilidad de la institución y la imposibilidad de una moción de censura hasta el final del mandato, ya que si algún concejal abandonara su grupo, sería expulsado de su partido y pasaría a engrosar las filas del Grupo Mixto, bloqueando sus posibilidades de firmar una iniciativa de estas características, según la legislación vigente.

Menos 24 horas después de que el alcalde de Arona hiciera pública su decisión de revocar las competencias del que era concejal del área de Urbanismo, Luis García, José Julián Mena ha recibido el respaldo de los dos máximos dirigentes de su partido a nivel regional e insular, Ángel Víctor Torres y Pedro Martín, respectivamente.

El primero, que además de secretario general del PSC-PSOE es presidente del Gobierno de Canarias, y el segundo, presidente del Cabildo de Tenerife, han acudido a la sede de la Agrupación Local del PSC-PSOE en Arona para cerrar filas en torno a José Julián Mena y a su decisión sobre el cese del edil.

En la reunión han participado los concejales que conforman el Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Arona, excepto el edil cuyas competencias han sido revocadas, de manera que, en total, los concejales asistentes han sido trece. En la actualidad, el Grupo Socialista en el municipio suma un total de 14 de 25 representantes, lo que supone una clara mayoría absoluta.

Durante la reunión se ha mostrado la cohesión del grupo en torno a la figura del alcalde y se ha recordado que el abandono del Grupo Socialista conllevaría la expulsión del partido y el pase al grupo de no adscritos, lo cual supone para los ediles afectados la imposibilidad legal de respaldar cualquier moción de censura.

Esta solo se podría presentar en el caso de que los concejales de la oposición, sin contabilizar a ningún tránsfuga, sumaran la citada mayoría de 13 concejales, una situación completamente imposible y que garantiza la estabilidad de la corporación hasta el final del mandato.