Tenerife destaca la implicación de los municipios en el Pacto de las Alcaldías para el Clima

“Aunque ahora mismo el conjunto de la sociedad, tanto las administraciones públicas como la ciudadanía, esté volcada en superar la crisis sanitaria que nos golpea, no podemos olvidar que vivimos en un contexto de emergencia climática mundial”, asegura el consejero de Desarrollo Sostenible y Lucha contra el Cambio Climático del Cabildo de Tenerife, Javier Rodríguez Medina.

Con motivo del Día Internacional contra el Cambio Climático, que se celebra mañana sábado, 24 de octubre, el consejero subraya la necesaria implicación de las administraciones públicas en desarrollar acciones en este ámbito, como por ejemplo el Pacto de las Alcaldías para el Clima y la Energía (antiguo Pacto de los Alcaldes), una iniciativa a escala global promovida por la Unión Europea (UE) para desarrollar acciones encaminadas a la atenuación de las emisiones a la atmósfera y los efectos del cambio climático.

Rodríguez remarca que el Cabildo, que actúa como coordinador de esta iniciativa, a la que están adheridos actualmente 25 de los 31 ayuntamientos de Tenerife, quiere consolidar antes de que acabe el año el Pacto de las Alcaldías para el Clima y la Energía. “Cuando comenzó el mandato únicamente habían formalizado su adhesión al Pacto de las Alcaldías 17 municipios de la isla, y ahora solo restan seis por incorporarse, que lo harán antes de que acabe el año”, añade el consejero, quien apunta que a principios de noviembre se llevará a cabo una reunión con esos ayuntamientos para tratar este asunto. El Cabildo impulsa la elaboración de los Planes de Acción para la Energía Sostenible (PACES), así como su ejecución y seguimiento en cada uno de los ayuntamientos de la isla, incluyendo la relación con la Oficina del Pacto en Bruselas.

Además, el consejero también considera que la implicación de la ciudadanía “sigue siendo fundamental para concienciar y actuar, desde pequeña acciones, como pueden ser la separación de residuos en origen, el ahorro energético o el consumo responsable del agua”.

Rodríguez Medina, quien recuerda que el 17 de septiembre de 2019 el Consejo de Gobierno del Cabildo de Tenerife aprobó la Declaración de Emergencia Climática con una serie de acciones y medidas, como la citada del Pacto de las Alcaldías, señala que la lucha contra el cambio climático se aborda desde dos perspectivas: la mitigación y la adaptación. “Como administración pública de ámbito insular podemos trabajar principalmente en la segunda, pero también en la primera, a nuestra escala”, afirma.

A este respecto, el consejero insular destaca otras acciones promovidas por el Cabildo, como el convenio firmado con la sociedad mercantil estatal Aguas de las Cuencas de España (Acuaes), que supondrá una inversión de 170 millones de euros y dotará a las zonas de Granadilla de Abona, Tenerife Oeste (Santiago del Teide y Guía de Isora), Arona Este-San Miguel, la comarca de Acentejo y el Valle de La Orotava de un sistema de saneamiento y depuración integral que permitirá resolver de manera definitiva el problema de incumplimiento de las directivas europeas sobre protección de agua, 91/271/CEE y 2000/60/CE. “Esto supone un cambio total de paradigma para la isla de Tenerife, con una gestión intensa en el tratamiento las aguas residuales. Canarias es la región de Europa que mayor sanciones acumula por no tratar de forma adecuada las aguas residuales y de esta forma avanzamos en el camino necesario”, resalta.

Rodríguez Medina apunta también al nuevo contrato para la gestión de los residuos de la isla de Tenerife, en periodo de adjudicación, en el que se primarán aspectos como alcanzar mejores cuotas de recuperación de residuos dentro de la fracción resto que llega al Complejo Ambiental de Arico, entre otras cuestiones relacionadas con una administración más sostenible de los recursos.

Otro de los puntos fuertes para abordar políticas de lucha contra el cambio climático es la participación ciudadana. En este sentido, Rodríguez Medina alude a la reactivación a principios de este mes de la Mesa Insular de Energías Renovables, un órgano cuyo último encuentro fue en 2014 y donde han podido debatir todos los sectores sociales y económicos implicados en este sector. “Se trató de un encuentro muy fructífero y necesario, estuvimos analizando la situación actual y todos coincidimos en la importancia de democratizar el abastecimiento energético de la isla para que la ciudadanía pueda, a través del autoconsumo, por ejemplo, ser autosuficiente desde el punto de vista energético”, indica.