El spinner arafero Miguel Angel Castro busca un nuevo Récord Mundial Guinness

Miguel Angel Castro.

El más difícil todavía: plusmarca de las 24 horas en más de 1.421 kilómetros y de 12 en 834 de una tacada

Miguel Angel Castro se subirá de nuevo a la bici estática desde las 12 horas del día 16 de diciembre 

Será en el centro Health Space de Santa Cruz de Tenerife

El spinner arafero Miguel Angel Castro se subirá de nuevo a la bicicleta estática para un nuevo Récord Mundial Guinness, como es superar los 1.421 kilómetros en una jornada maratoniano de 24 horas. Y además rebasar la propia marca personal o plusmarca de las 12 horas en más de 834 kilómetros.

Será a partir de las 12 del mediodía de este sábado, 16 de diciembre, en el escenario montado en el centro deportivo Health Space, en la Subida a El Mayorazgo, 27 en Santa Cruz de Tenerife. Acabará a las 12 del mediodía del 17 de diciembre, si todo marcha bien, como ha sido su rumbo deportivo mientras lo ha intentado.

Miguel Castro retorna a la capital tinerfeña tras más de seis años, ya que en diciembre de 2011, en un antiguo local de gimnasio en la zona de La Salle, pulverizó la marca de las 24 horas con una distancia nada más y nada menos de 1.747 kms. con una media de pedaleo de 72.8 kms./hora (326 kms. de más). En esta ocasión le bastará recorrer 59 kms./hora.

Pero no pudo ser oficializado por  problemas técnicos y de logística. Es por lo que ‘MAC’ ahora se plantea repetir la proeza para acallar las dudas en el ambiente.

Esto supondrá el décimosegundo Record Guinness Mundial en su dilatado palmarés.

Pero es que el imbatido spinner se plantea una nueva proeza, como es sacar más rédito de su plusmarca de hace esos seis años con las 12 horas. Paró el crono y ahora debe rebasar los 834 kilómetros y seguir pedaleando para adjudicarse el de las 24 horas. Esto son palabras mayores y es un esfuerzo supremo, sólo al alcance de los súper héroes del spinning, como se trata de Miguel Angel Castro.

Crónica de una anterior proeza en las Navidades de 2011

El arafero Miguel Ángel Castro, con 43 años recién cumplidos y menos de 85 kilos de peso, pulverizó el “Guinness World Record Desafío 2011-Santa Cruz de Tenerife de las 24 horas” a las 11.38 horas del sábado, en concreto a las 11 horas, 38 minutos con 26 segundos de prueba.

Indirectamente, también mejoró su “Récord Mundial de las 12 horas”, que estaba en 832 kms. y 350 metros, pero en 1.015 (183,55 más) a las 6:01 horas de la madrugada dominical, según certificó el juez del desafío, Policarpo de León, secretario judicial del Juzgado de Paz de Arafo. Este lleva la friolera de siete récords realizados con Miguel Ángel Castro. El desafío se cerró con una distancia de 1.747, 6 kilómetros (media de 72,8 kms. /hora) y 326 kilómetros de más.

El arafero toca el techo deportivo del Spinning con un pleno de desafíos apostados y consumados (un minuto, tres minutos, dos de la hora, dos de las 12 horas, 8 horas y 24 horas) e inscribe su nombre en el libro de “Guinness World Record”.

Aunque su principal aspiración era redondear los 1.421, 05 kilómetros -anterior marca en manos del francés Phillipe Vaz, conseguida en Niza (Francia) el 17 de septiembre de 2010- se encontró también con que su empuje inicial, con una media superior a los 92 kms./hora (le valía pedalear a 59), le llevó en volandas a otra recompensa y de propina. La plusmarca de las 12 horas le dio el aval necesario para acometer el siguiente de reto de doblar el tiempo. El deportista tinerfeño tuvo algunos momentos en los que se vio obligado a bajar la intensidad del ejercicio por problemas musculares, como aconteció después de la seis de la mañana, porque tuvo que ser asistido momentáneamente con masaje en los gemelos y el hombro izquierdo.

Durante la prueba hizo las pausas reglamentadas para cambiarse de ropa, calzado o recibir algún que otro masaje de descarga muscular. Sobre todo, uno muy importante una vez que sobre las doce del mediodía de hoy había superado el desafío de las 24 horas.

Para conseguir estas marcas mundiales, Miguel Ángel Castro rodó a una media de 84.58 kms./ hora en el de 12 horas, y a 80,74 kms./hora hasta que consumó el de las 24. Luego bajó pulsaciones y revoluciones para controlar su cuerpo e intelecto y pasearse para llegar al puerto de las 18 horas, último requisito que faltaba para cumplimentar los dos récords.

En el epílogo se firmó el borrador del acta de reconocimiento de estos dos registros mundiales, según verificó el juez Policarpo de León, que contó con la firma de varios testigos especiales, como fueron los consejeros del Cabildo Insular, María del Cristo Pérez, Efraín Medina y Guillermo Meca; junto a Óscar García, concejal del Ayuntamiento de Santa Cruz.

 

Deja tu comentario

Tu dirección email no será publicada.


*