PUERTO DE LA CRUZ, la “joya” del Atlántico…

Puerto de La Cruz, Lago Martiánez.

Por Isaac Hernández Álvarez.

Se habla mucho de la transformación, de la renovación, de las nuevas formas de hacer turismo en muchos destinos, y en el Puerto de la Cruz, mucho más. Atrás quedaron aquellos años donde este precioso destino hacía alarde de ser lugar de interés turístico nacional, casi nada, pero eso fue hace mucho tiempo, allá por Octubre del año 1955.

Ha llovido mucho desde entonces, y todo aquel boom de los años 70 creó lo que hoy en día sigue siendo, un referente para muchos turistas “repetidores” de aquellos años, ya que francamente por mucho estudio o estadística que aparezca, no puedo creerme que un turista del siglo XXI que venga por primera vez al Puerto de la Cruz y se quede aquí unos días, repita nuevamente el lugar. No dudo de que haya intenciones en mejorar, en luchar por dar otra imagen del destino y me consta que instituciones públicas trabajan en ello, pero desde un despacho o con dos paseos de vez en cuando por el lugar, me da que como decía la canción de Álvaro Carrillo “pasarán más de mil años” hasta que el Puerto de la Cruz vuelva a ser un referente en las Islas Canarias, y en todo el territorio nacional.

Estos días tuve la oportunidad de quedarme unos días en el municipio norteño, y francamente iba con la idea de encontrar algo que me sorprendiera o me diera un aire de que todo lo que había leído o visto estos últimos años en cuanto a promoción del Puerto, cambios en cuanto accesos, nueva oferta turística enfocada a nuevos eventos, nuevas excursiones, una imagen renovada de los establecimientos no solo hoteleros sino complementarios, y así un largo etcétera pero no fue para nada lo que allí me encontré. Más de lo mismo, más y más de lo mismo del año 1955…

A veces me planteo si se debería crear un municipio que se llame LORO PARQUE y el colindante que sea el Puerto de la Cruz. Bromas aparte, ¿dónde está la oferta turística del Puerto de la cruz? Ni la vi, ni me la ofrecieron, ni siquiera la intuí. Loro Parque, SiamPark en cualquier rincón, papel, esquina, coche, bicicleta, cartel, comida, compruébenlo ustedes mismos. Un taxista que te cobra un importe en viaje de ida a un lugar y el mismo recorrido a la vuelta mejor ni lo digo. Nos acercamos a vivir una fiesta que nos recomendaron y cuando llegamos ni fiesta, ni nada, hacía dos días que se había celebrado. Calles cortadas, aceras interrumpidas por los expositores de un negocio, y ojo, en pleno centro del Puerto de la Cruz.

No seré yo quien diga o recomiende otorgar licencia de un negocio para la zona turística del centro, pero hombre por Dios, que reúna un mínimo en la fachada acorde al entorno. Un restaurante en un lugar precioso del centro, un patio increíble, una atención muy buena y en medio del local una televisión de cuarenta pulgadas con los cables colgando que según la dueña del sitio, “Es que desde que se acabaron las Olimpiadas, no nos ha dado tiempo de quitar esto…”

Lo de los hoteles o alojamientos, salvando aquellos históricos y algunos que se han tomado en serio el hacer turismo de verdad, el resto piensen que se acabó despachar lo que nos ha parecido bien a nosotros. Ese viajero que nos visita ya hace tiempo que tiene más información y es mucho más selectivo. Hoteles en donde la piscina sigue con una lona de plástico en el fondo, donde un hotel de cuatro estrellas te sirve un Gintonic en un vaso de plástico, pero claro siempre está la excusa de que el Puerto ya no es lo que era. Confusos aún por el buen año en cuanto a reservas y ocupación, perdemos de vista lo que tarde o temprano pondrán en valor competidores muy cercanos. ¿El turista viene por lo bien que lo hacemos o por la inseguridad de otros lugares? Ojo a Marruecos…

Yo sí creo en que el Puerto de la Cruz puede ser lo que era, pero con tanta planificación, estudio, pensamiento, no va a ver ningún cambio. Es momento de actuar en el detalle, en la calle, en el día a día, eso también es trabajar por el turismo, eso también es planificar pero a muy corto plazo. Hay cosechas que se recogen más tardías, pero hay otras que son necesarias priorizar. Puerto de la Cruz eran y son muchas cosas, casas históricas, playa, lugares emblemáticos, destino volcánico (ese que quieren fomentar desde Turismo de Tenerife) excursiones a pueblos cercanos, artesanía y comida típica de la isla, gente cercana y con mucha experiencia sobre todo esto que les hablo, amabilidad en muchísimos negocios, Puerto de la Cruz es intención de seguir adelante, pero para ello hay que mejorar “aquellas pequeñas cosas” como bien decía la canción de Serrat.

Estamos a tiempo, pero empecemos ahora, hoy…

Isaac Hernández Álvarez

Consultor Turístico

MBA Dirección y gestión de empresas

Graduado en Turismo

Guía oficial de turismo del Gobierno de Canarias

Se el primero en comentar en "PUERTO DE LA CRUZ, la “joya” del Atlántico…"

Deja tu comentario