Cruz Roja ha realizado cerca de 1.500 atenciones en 27 playas de Tenerife

Presentación balance playas en Tenerife.

Este año las asistencias sanitarias han disminuido en un 51,4% y las atenciones sociales, mediante el baño adaptado a personas con discapacidad, han aumentado en un 14,8%, con respecto al pasado año 2016.

La Institución ha llevado a cabo una importante labor preventiva, con recomendaciones a los bañistas, llegando a realizar cerca de 30.000 intervenciones.

Unos 200 profesionales de la Institución, entre personal contratado y voluntariado, han velado por la seguridad y salud de los bañistas.

Durante el periodo estival, Cruz Roja ha estado presente en 27 zonas de baño del litoral de la provincia tinerfeña, con un despliegue de unos 200 profesionales, entre personal contratado y voluntariado, con el perfil de socorristas, médicos, enfermeros, conductores, etc., que han velado por la seguridad y la salud de bañistas y visitantes, realizando 1.480 intervenciones sanitarias, lo que supone 51,4% menos que en 2016. La principales causas han sido por picaduras, esguinces, luxaciones, erosiones, lipotimias y golpes de calor, entre otras.

No existe un perfil único, pero la mayoría de las personas atendidas por Cruz Roja en las playas son personas de edad avanzada o niños y niñas, que son las que sufren mayores incidencias, así como las personas jóvenes y extranjeras que desconocen el idioma y que se ven envueltas en incidencias graves por la baja percepción de riesgo, desconocimiento, por bañarse bajo el efecto del consumo de sustancias, así como a causa de las zambullidas o por alejarse demasiado de la costa.

Tal y como explicó la presidenta provincial, Mayte Pociello, durante la presentación ofrecida esta misma mañana sobre el Balance de playas: “El que hayamos disminuido las atenciones sanitarias en más de la mitad resulta un dato muy positivo, dado que uno de nuestros principales objetivos ha sido reforzar nuestra labor en la prevención”.

Más allá de la atención sanitaria, Cruz Roja lleva a cabo una importante labor preventiva, informativa y de sensibilización, con el fin de evitar los accidentes más habituales (insolaciones, quemaduras solares, golpes de calor, cortes de digestión o lesiones producidas por animales marinos), extremar las precauciones en las zonas de baño (especialmente en las no vigiladas) y cuidar el medio ambiente. Al respecto, la Institución ofreció cerca de 30.000 recomendaciones a pie de playa para promover actitudes seguras entre los bañistas.

Concretamente, la Institución ha aportado sus servicios sociosanitarios en quince zonas de baño de la isla de Tenerife: Parque Marítimo y playas del Roque de las Bodegas, Almáciga, Benijo (cobertura reactiva), Las Gaviotas y Las Teresitas, en el municipio de S/C de Tenerife; y las playas de Punta Larga, Olegario, Caletillas, Los Guanches, El Pozo y El Alcalde (en estas dos últimas cobertura reactiva) en Candelaria, El Ancón y El Bollullo, en la Orotava, Playa San Marcos en Icod de los Vinos. Dos en La Palma: playas de Puerto Naos y Charco Verde, en el municipio de Los Llanos de Aridane. Cinco playas en la isla de El Hierro: Playa de Tacorón y La Restinga en el municipio de El  Pinar, playas El Tamaduste y La Caleta, en Valverde, y Cascada del Mar en Frontera. Y en 5 zonas de baño de La Gomera : Playa de San Sebastián y de La Cueva en el municipio de San Sebastián de La Gomera, playas de La Calera y de La Puntilla, en Valle Gran Rey, y playa del Inglés (cobertura reactiva) en Valle Gran Rey.  Al respecto, Cruz Roja quiere agradecer la confianza de los diferentes Ayuntamientos que han concertado estos servicios con la Institución.

Estos servicios se prestan de forma ininterrumpida todo el año en las playas de Las Teresitas, Las Gaviotas, Puerto Naos, y el Parque Marítimo.

El Servicio de Cruz Roja en playas incluye además el rescate de personas en riesgo inminente de ahogamiento, llegando a realizar 162 rescates este verano, las asistencias a embarcaciones (49 atenciones), las evacuaciones a centros hospitalarios (41 traslados realizados), y atención a menores extraviados (139 niños y niñas recibieron asistencia).

Hay que resaltar que Cruz Roja, en algunas de playas y zonas de baño donde lleva a cabo su servicio de vigilancia, salvamento y socorrismo, también da una atención social y humanitaria, como son los dispositivos para facilitar el baño adaptado de las personas con discapacidad o movilidad reducida. Durante este verano, la Institución ha ofrecido este servicio en 9 playas y piscinas de la provincia tinerfeña (Las Teresitas, Parque Marítimo, Punta Larga, San Marcos, Puerto Naos, Charco Verde, La Restinga, San Sebastián de La Gomera y La Calera), llegando a atender a 2.127 personas, es decir un 14,8% más que año pasado. Para ello, se dispone de sillas anfibias, muletas y chalecos salvavidas.

Asimismo, la Institución ha puesto en marcha diversas actividades medioambientales, talleres de primeros auxilios a pie de playa, y actividades de tiempo libre con personas mayores, jovenes y menores, haciendo uso de estos espacios para potenciar acciones de educación y salud.

Durante el periodo estival, Cruz Roja ha aumentado considerablemente sus recursos habituales, los horarios, días y lugares de cobertura, a fin de atender el incremento de los bañistas.

Para ello, la Institución ha contado con una gran cantidad de recursos materiales, como embarcaciones, motos acuáticas, puestos de socorro, sillas de vigilancia, quads, ambulancias,, diverso material para el rescate (latas, tubos de rescate, aros salvavidas, bolsas de rescate, material de inmovilización acuática, tableros médulo-espinal), material de comunicaciones (emisoras portátiles), material de primeros auxilios, desfibriladores semiautomáticos, etc.

Durante la presentación, la presidenta provincial de Cruz Roja también quiso resaltar la importancia del uso y cumplimiento de las banderas por parte de los usuarios de las playas. Cruz Roja ha contado este verano con una campaña divulgativa, colocando una gran cantidad de marquesinas en toda la provincia, con el fin de sensibilizar a la población, haciendo alusión al aviso de los colores de un semáforo. En total, se han colocado 215 banderas roja, 747 verdes y 648 amarillas en esta temporada.

Por último, M. Pociello ha querido lanzar el mensaje a la población sobre los riesgos de las playas no vigiladas, frente a las que sí lo están, para que tomen medidas de seguridad, como evitar el baño en las mismas. Asimismo, ha puesto de manifiesto que la Institución considera necesario que los Ayuntamientos cuenten con estos servicios de vigilancia en playas que hasta ahora no están vigiladas, puesto que la presencia de personal profesional asegura que el tiempo de respuesta para brindar ayuda a una persona en apuros sea menor. A nivel estatal el 90% de los ahogamientos se produce en playas no vigiladas.

Además, ha incidido en la importancia de planificar la gestión de estos servicios de forma adecuada y asignarles los recursos que merecen, de garantizar unos criterios mínimos de calidad en los concursos de servicios de playas, y no sólo tener en cuenta la oferta económica, así como hacer seguimiento y control de los servicios que contratan, ya que está en juego la seguridad de las personas.

 

Se el primero en comentar en "Cruz Roja ha realizado cerca de 1.500 atenciones en 27 playas de Tenerife"

Deja tu comentario