Cerca de 50 empresas tinerfeñas se preparan para una ruptura brusca del Brexit en la importación o exportación

La Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife y el ICEX preparan a las empresas de la provincia santacrucera en los procesos que tendrán que incorporar tanto documentales, como de altas en aplicaciones y de permisos en el caso de que se produzca un Brexit duro.

Más de 8.000 empresas canarias realizan operaciones comerciales con el Reino Unido, que en 2018 totalizaron los 238 millones de euros entre importaciones y exportaciones.

Unas cincuenta empresas participaron el pasado viernes en la jornada técnica que sobre el Brexit se llevó a cabo en la sede de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife con participación de las principales administraciones que intervienen en la importación y exportación de producto, entre los que había representantes de los ministerios de Hacienda, Economía, Agricultura y Sanidad. El vicepresidente de la Institución cameral, Arturo Escuder, inauguró la jornada junto a la directora territorial del Ministerio de Comercio en Santa Cruz de Tenerife, Pilar Merino, el viceconsejero de Asuntos Económicos del Ejecutivo autonómico, Ildefonso Socorro, y la vicepresidenta del Parlamento de Canarias, Cristina Tavío.

El vicepresidente de la Cámara de Comercio recalcó lo difícil que supone prepararse para la salida británica, cuando todos los días van llegando nuevas informaciones, entras las que se incluye que el 87% de los productos europeos no tendrán arancel al entrar en el Reino Unido. Añadió que en los últimos días se han recibido varias comunicaciones tanto por parte de la Comisión Europea, como por parte británica con indicaciones claras de qué hacer ante una ruptura brusca y diciendo cómo se debe proceder. Agregó que, “a pesar de que ya se hayan publicado estos documentos técnicos, esto no significa que a nivel político se vaya a producir el divorcio sin acuerdo, con lo que nos movemos en un escenario ambiguo abierto a cualquier posibilidad”. “Las Cámaras no somos ajenas a esta preocupación general, lo que nos ha llevado a celebrar jornadas técnicas para importadores y exportadores con el Reino Unido y a habilitar una página web donde se informa de las consecuencias que puede tener el Brexit, señaló Escuder.

Merino comentó que el Ministerio de Comercio ha dispuesto un programa de apoyo para todas aquellas empresas que realizan operaciones con el Reino Unido, que han denominado “Cheque brexit”, por el que rebajarán el coste de los servicios que ofrecen para la búsqueda de mercados alternativos al inglés. Asimismo, recordó que Canarias importó productos por valor de 176 millones de euros, mientras que las exportaciones canarias al Reino Unido ascendieron a 62,5 millones.

El viceconsejero de Asuntos Económicos dijo que, al contrario, de lo que se temía inicialmente, los turistas británicos no han reducido sus reservas, al revés de lo que está pasando con Alemania e incluso se mostró optimista con que puedan amortiguar el descenso general en la cifra de visitantes extranjeros que llegará a las Islas este año. En similares palabras se posicionó Tavío, que afirmó que “no cree” que los ingleses estén dispuestos a pagar más por productos que han introducido en su dieta como son los tomates canarios o los pepinos, por lo que se mostró esperanzada en que al final, prevalezca la cordura.

En el apartado técnico, la primera persona en intervenir fue María Ortega, jefa de la Dependencia Regional de Aduanas en Canarias, quien estimó que el impacto en las empresas canarias será menor al del resto de España, porque las empresas ya están habituadas al trámite aduanero. A continuación, ofreció distintos escenarios de cómo quedarían las relaciones entre la UE y el Reino Unido en cuanto a impuestos y cómo podría quedar configurado el territorio aduanero de la Unión. Al mismo tiempo, advirtió de los cambios que tendrán que hacer los almacenes de depósito temporal que quieran recibir mercancías británicas o las consideraciones a tener en cuenta con las reglas de origen en la fabricación de mercancía.

La jefa de la Dependencia de Agricultura y Pesca de la Subdelegación del Gobierno, Silvia Solis, explicó alguna de las aplicaciones a las que van a tener que hacer frente las empresas que quieran operar con el Reino Unido para traer animales vivos como loros o palomas mensajeras (Traces) o para productos de sanidad vegetal o animal (Cexveg y Cexgan respectivamente). No obstante, señaló que no espera que se produzcan incidentes en la gestión aduanera de su área, puesto que hay personal y equipos de control suficientes.

Por su parte, la directora territorial adjunta de la Delegación Territorial de Comercio, Cristina García, expuso algunas de las aplicaciones que se deberá emplear cuando los productos británicos dejen de ser europeos como Estacice. Recordó que las personas que quieran mover animales y plantas sujetos al control de especies protegidos desde o hacia el Reino Unido, tendrán que solicitar los permisos antes de iniciar el viaje. Por último, llamó la atención de las normas que deberán cumplir los productos de consumo en cuanto al cumplimiento de las normas de consumo, entre las que destacó etiquetado e idioma, quién será el responsable en la UE o en el Reino Unido, o los límites máximos que se aplicará a los plagicidas. A continuación, intervino Agustín Herrera, coordinador de Sanidad Exterior, quien explicó los cambios que se producirán en los productos que afectan a las personas, como los cosméticos o los medicamentos.

Cerró la jornada Elena Fornies técnico de la Cámara de Comercio que habló de la necesidad de obtener un certificado de origen si la empresa se quiere acoger al régimen preferencial que se pueda fijar entre la UE y el Reino Unido, así como que, tras producirse el Brexit, las materias primas o materiales incorporados desde este territorio dejarán de sumar a la hora de acreditar el origen europeo. Concluyó diciendo que el cuaderno ATA no sufrirá variación y se podrá utilizar de la misma manera que ahora en las importaciones temporales que se lleven a cabo.

Control de mercancías:

El puerto de Santa Cruz de Tenerife cuenta desde el año 2009 con uno de los primeros Puntos de Inspección Fronteriza donde se encuentran representados todas las administraciones competentes en la importación o exportación de productos: Aduanas, Sanidad Exterior, Sanidad Animal, Sanidad Vegetal, Soivre (vigilancia en la fabricación y protección a los consumidores) y control de especies protegidas.

En opinión de la jefa de la Dependencia de Agricultura y Pesca de la Subdelegación del Gobierno, Silvia Solis, los medios con que cuenta su área son suficientes en la actualidad para cubrir la salida británica. Esto no quita, para que, a nivel general, el Gobierno de España haya lanzado más de 200 plazas adicionales de funcionarios para completar los diferentes servicios a nivel nacional, si bien el organismo mas beneficiado será la propia aduana, según explicó Pilar Merino.

Europa con la internacionalización

La jornada fue realizada por la Delegación del Ministerio de Comercio y la Cámara de Comercio a través de la Red Europea de Negocios (Enterprise Europe Network, EEN), que es un proyecto cofinanciado por la Comisión Europea. Este programa tiene por objetivo ayudar a las empresas en internacionalización, innovación y al resto de programas de la UE. En Canarias, la red europea está liderara por la Dirección General de Promoción Económica del Gobierno canario, junto al Instituto Tecnológico de Canarias y las Cámaras de Comercio de Santa Cruz de Tenerife y Gran Canaria.

 

1 Commentario en "Cerca de 50 empresas tinerfeñas se preparan para una ruptura brusca del Brexit en la importación o exportación"

  1. wonderful issues altogether, you just received a new reader.
    What could you recommend in regards to your post
    that you simply made a few days ago? Any certain?

Deja tu comentario

Tu dirección email no será publicada.


*