Medidas para vivir en hogares y no en “edificios ataúdes” en Canarias

Edificio en Los Cristianos.

Para Femete, “la tragedia vivida en la torre Grenfell obliga a que se exija una ITV de las instalaciones y unos sistemas de seguridad básicos”.

“La espantosa tragedia en la torre Grenfell de Londres nos obliga a examinar de forma minuciosa cómo se encuentran los edificios en Canarias y, concretamente, que se exija una ITV de las instalaciones y unos sistemas de seguridad básicos que profesionales autorizados instalen y revisen periódicamente. Solo así podremos vivir con más tranquilidad en nuestros hogares y no en edificios ataúdes, como calificaríamos a los que están recubiertos con materiales muy inflamables y sin sistemas de detección de humo”, declara Alberto Villalobos, presidente de la Federación Provincial de Empresas del Metal y Nuevas Tecnologías de Santa Cruz de Tenerife (Femete).

“¿Cumplimos con los protocolos para realizar inspecciones periódicas reglamentarias de las instalaciones comunes de baja tensión en edificios de viviendas, tal y como publicó la Dirección General de Industria y Energía en el Boletín Oficial de Canarias el 28 de noviembre de 2016?

¿Cumplimos con la inspección periódica a realizar cada diez años de las instalaciones eléctricas comunes en edificios de viviendas con una potencia total instalada superior a 100 kW? ¿Y los locales de pública concurrencia (entre ellos, los colegios) que están obligados a revisar sus instalaciones de baja tensión cada cinco años y las industrias que requieren un contrato de mantenimiento fijo anual? Precisamente, esa es una reclamación que desde hace tiempo vienen defendiendo la Asociación Empresarial de Instalaciones Eléctricas y Telecomunicaciones de Santa Cruz de Tenerife (Asinelte) y la Asociación de Empresas de Venta e Instalación de Alarmas y Lucha contra el Fuego (Segurast), integradas en nuestra patronal: recordar la responsabilidad que tienen tanto los propietarios como los administradores de fincas y hasta Industria para que realmente se cumplan las normativas y así evitar graves riesgos para las personas y los bienes. ¿Cómo? Por ejemplo, por medio de una campaña informativa y con inspecciones por parte de las administraciones competentes”, afirma Villalobos.

Asinelte y Aielpa buscan soluciones con Industria

El presidente de Femete también resalta que “otro enemigo es el intrusismo y el trabajo ilegal o irregular que no garantiza las tareas encomendadas. De ahí que sea clave que siempre acudamos a profesionales debidamente titulados y acreditados, ya que sólo ese personal técnico está autorizado para cumplir con las instalaciones y el mantenimiento eléctrico y de los sistemas de seguridad contra incendios. En este caso, proponemos que periódicamente se actualice y verifique el registro de instaladores autorizados tanto para velar por la legalidad como para supervisar los trabajos y los equipos o materiales instalados, como sucede con los revestimientos exteriores. De hecho, la tragedia de Londres apunta que se agravó porque se había utilizado en la fachada una cubierta rellena de polietileno, un plástico que acelera el fuego”.

En cuanto a la denunciada escasez de personal en la sede de Industria de la capital tinerfeña que penaliza la atención sobre los instaladores y los ciudadanos, a la hora de cumplimentar certificados, expedientes o reclamaciones, Villalobos anunció que “nuestra asociación Asinelte y su homóloga de Las Palmas (Aielpa) desde hace días se están reuniendo con la Consejería de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento del Gobierno de Canarias para buscar una solución”.

 

Se el primero en comentar en "Medidas para vivir en hogares y no en “edificios ataúdes” en Canarias"

Deja tu comentario