El teléfono móvil, engancha como las drogas

Por Juan Santana.

La nomofobia* es la enfermedad que padecen las personas que están todo el tiempo con el teléfono móvil en la mano y sienten pánico si lo dejan olvidado en algún lado, sintiendo un sin vivir y la gran mayoría de quiénes olvidan el teléfono en casa o en el coche, sufren, hasta que no vuelven a sentirlos en sus manos, o su vibración cuando entran mensajes o suenan las llamadas. No sufras tanto estimado lector,  si de la noche a la mañana no puede romper el vicio de revisar el teléfono móvil a cada instante, porque en el caso de no poder despegarte, aunque sea dos días a la semana, mírate al espejo y declárate, “Enfermóvil grave”. La primera vez que logres despegarte sufrirás un poco, pero esto puede tardar varios días con el premio de sentirte libre, créeme. Hablemos de un par de semanas máximo y si superas este vicio telefónico, no solo se curará de una enfermedad sino que ahorrará dinero, se quitará el problema de buscar dónde cargar baterías durante el día y disfrutarás más la vida real con las personas que tienes cerca y estamos seguros, de que todos tenemos conocidos, amigos y familiares con la enfermedad de telefónicamina.  Al principio se sentirá asfixiado y le faltará el aire al dejar de mirar los mensajes en las redes, pero al poco tiempo se dará cuenta de que no pasa nada, que el mundo sigue y no se va a acabar si deja olvidado el mundo virtual por un momento.

¿Se acuerda de los años 2.007 más o menos cuando debías esperar para llegar a casa por la noche para revisar el facebook o enviar correos electrónicos?. Obviamente tiene infinitas cosas positivas el mundo de las redes, pero usted decide dedicar media hora al día antes de salir de casa o en la noche al llegar para revisar mensajes, fotos y notificaciones y no entrar durante el resto del día. si en Facebook responde un “jajaja” cinco horas después y le aseguro, que yo mismo, alguna vez, escribí “jajajajaajaja” en algún comentario de amigos virtuales, que no tengo ni idea de quiénes son. La principal razón por la que la gente no suelta el teléfono móvil, es porque necesita un quéhacer en tiempos muertos durante el día, para no decir, que no saben o no tienen otra cosa mejor que hacer, porque su ignorancia sin ánimos de insultar no da para más, pero al final, el problema es porque están enfermos y que conste, que era una víctima de este vicio en tiempos ancestrales. Cuando te mueves en este mundo, por obligación es lógico, que dediques más horas de lo normal, pero tienes obligación de despegar los dedos del teclado y caminar con la cabeza alta, haciendo deporte, mirando a los ojos de tu gente, en fin…

Muchos tenemos amigos o familiares más sanos, deportistas y haciendo dietas, que nos comen la cabeza con el rollo de que comemos mucho y bla, bla, bla, pues lo mismo, tenemos que hacer con ellos, cuando los vemos todo el santo día con el teléfono móvil en sus manos y entres ellas, está mi hija, no voy a esconderlo. Ella dice que no, pero……conozco a una amiga que le quitó el teléfono móvil, porque estaba de madrugada dale que te pego, y de la rabia, no dejó dormir a nadie y lo que no les cuento. Gracias por leer, por regalarme un poco de tu tiempo, porque el tiempo es el tesoro más valioso del ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.

*La nomofobia es el miedo irracional a salir de casa sin el teléfono móvil. El término, que es una abreviatura de la expresión inglesa nomobile-phone phobia, y fue acuñado durante un estudio realizado por la oficina de correos británica encargado al instituto demoscópico YouGov para estimar la ansiedad que sufren los usuarios de teléfonos móviles. (wikipedia)

 

Se el primero en comentar en "El teléfono móvil, engancha como las drogas"

Deja tu comentario