“Solitarios: Octavio Paz”

Octavio Irineo Paz Lozano.

Por Jesús Millán Muñoz.

¿Cómo influye en su ser humano, que siente-respira-percibe-piensa su familia, su sociedad-época-tiempo, su cultura-ideologías predominantes de su tiempo, sus circunstancias…? ¿Cómo influye en un autor-creador-artista-científico-buscador-investigador? ¿Cómo influyó en Octavio Paz? ¿Y cómo influye en usted, estimado lector, porque leemos-pensamos-sentimos arte y literatura, para comprender-entender el mundo, entendernos-comprendernos en el mundo, porque somos muchas cosas, pero también mundo?

  1. Octavio Irineo Paz Lozano (Ciudad de México, 1914, + 1998, Ciudad de México).

Es obvio, que Octavio Paz, no fue un hombre solitario, ni en soledad, en sentido estricto, ni un autor o escritor o persona silenciada por las circunstancias o por el ambiente, pero es también verdad, que todo autor, toda persona, todo creador, todo imaginador, tiene un elevado componente de silencio, de soledad, de “solitariedad”, que es lo que le permite observar y observarse, interpretar e interpretarse. Algo de esta vida y algo de esta obra, es lo que queremos aquí mencionar, para aprender y aprehender de ambas realidades para nosotros mismos, para el resto de los seres que durante un tiempo respiramos aire, hacemos sombra, degustamos percepciones:

– Octavio Paz nos narra, lo que hoy denominamos bulling en las escuelas, en definitiva, el problema de comunicación, como él lo describe, primero, en la escuela de Estados Unidos, después, en la escuela en México. Creo que este factor o detalle, que el mismo narra o cuenta, es esencial, creo que estos hechos, de la comunicación-incomunicación, están esencialmente hibridados en su vida-existencia, pero también en su obra. A veces, pienso, que toda su producción cultural, es un intento de poder hablar-comunicarse-existir con otros seres humanos. Y como casi todo en el ser humano, todo o casi todo está en la infancia-adolescencia.

– Paz es uno de los autores que interrelacionan más seriamente, la problemática de la política con la estética, pero también con la ética y la moral. O dicho de otro modo, se ocupan y preocupan especialmente, de la moral y ética, individual y del autor y no solo la colectiva y social, con los parámetros de la política y de la estética.

Ciertamente es un problema enormemente complejo, y hasta cierto punto olvidado, el mundo progresaría más y mejor, si los grandes prohombres de la cultura, de las ciencias y de las artes y de las teologías y de la política, no solo predicasen grandes ideas sociales y de todo tipo, sino que además ellos o ellas llevasen una vida moral y ética, y no solo estética, más acorde o más ejemplar o más armoniosa. Nadie se quite los botones de su abrigo.

– A mi modo de ver, Paz es un hombre de la libertad de estilos y de temáticas, quizás tomado de tantos predecesores, como Picasso, es decir, el estilo va cambiando, un autor, no debe quedarse en un estilo-estética, ni solo en una temática, porque todo cambia, todo es “panta re”, todo fluye, como nos diría Heráclito. La única manera de encontrar algo de la realidad y plasmarlo en arte, es ir cambiando de estética, de estilo, de temas, de perspectivas, de proyecciones. Y de ese modo, intentar comprender-entender mejor lo real, lo de dentro y lo de fuera.

– Dentro de las vanguardias, quizás a imitación, de Apollinaire, creó o inventó o modificó, lo que denominó Topoemas, que sería algo similar a lo que hoy denominamos la poesía visual, la poesía plástica, la poesía objeto la poesía material.

A mi entender, es diríamos abrir nuevos horizontes a su lenguaje, a su expresión interior, para captar mejor la realidad exterior. Al final, un poema es un artilugio psicológico cultural que quiere encerrar en un microcosmos un macrocosmos.

– Paz creía, que aquellos que se dedicaban al mundo de la palabra, no deberían fijarse tanto en el futuro, sino en el instante presente.

Esta afirmación, puede tener muchas interpretaciones, pero quizás una de ellas, es que no deben los autores, intentar pasar a la historia del pensamiento o de la literatura, sino con ese instrumento que es la cultura intentar interpretar el presente, y de ese modo, hacer la vida más sonriente a los demás seres humanos, más interpretable, más humana. Quizás, es una manera de curarse de la vanidad-soberbia, que puede acarrear la carrera cultural y el mundo de las letras.

– La importancia que Paz dio a lo que denominó la palabra hablada, es decir, la conversación y la canción. Cuyo origen, él creía se lo debía a su madre, de origen andaluz, aunque nacida en México.

Si nos fijamos bien, un poema, es una combinación, entre palabra escrita y palabra hablada y palabra cantada. Desde la antigüedad clásica, el poema era recitado y cantado, no necesariamente leído, sabido de memoria y recordado y pasado a otra mente-conciencia por la recitación, la voz. En los siglos de Gutemberg, el poema pasó a tener una predominancia de escritura.

– También fijarnos en la influencia de la madre, por multitud de razones, porque el padre, por diversas razones, no diríamos que fuese un padre ausente, pero rozaba, posiblemente, dicho límite. Lo cual, quizás la presencia del abuelo, la presencia de la madre, la presencia de la tía y hermana de la madre, el no tener hermanos, es un elemento esencial, que conformó, la psicología profunda de este ser humano, quizás, ya ese fue el origen de esa necesidad de comunicación, de transformación del mundo, de ser pastor de la palabra, como nos diría Heidegger.

– Es imposible encerrar a un ser humano, sea el que sea, en diez mil páginas, menos en un artículo de mil palabras, pero es imposible sintetizar las miles de páginas de Octavio Paz, los cientos de hechos y datos de su experiencia-vida, pero al menos, intentamos con estos cientos de palabras, por un lado, ofrecerle un pequeño homenaje, en segundo lugar, que sea una especie de cata, podríamos decir, de tapa, para que usted, hipotético lector, vuelva a leer-pensar-sentir la mar y el mar de la literatura-poesía-ensayo de Octavio Paz, e incluso de su biografía, en los terrenos de la diplomacia, de la política, de las entrevistas sociopolíticas, para de ese modo, constituya, como una especie de flor-espejo-laberinto que le ayude a entender-entenderse usted. Porque al final, toda obra cultural, solo tiene un fin-finalidad, conocerse un poco mejor a sí mismo. Espero haber contribuido modestamente con estas mil y pico palabras y conceptos e imágenes e ideas y percepciones en esa meta…

  1. Quisiera terminar con estos cinco versos de Paz, entresacados de dos poemas, titulado El desconocido: “[…] La noche es un beso infinito de las tinieblas infinitas, / Todo se funde en ese beso, […]”.

Y de otro poema, titulado Misterio: “[…] Perdido en las transparencias/ voy de reflejo a fulgor,/ pero no veo el sol […]”

¡Aquí mi pequeño homenaje a Octavio Paz, a usted también, apreciable lector, que nunca conoceré, si no, para qué este artículo, porque la cultura es el megainstrumento que hemos inventado-descubierto-creado para entendernos en el mundo, comprendernos entre nosotros, la literatura es un trozo de cultura y de Cultura…! De todas formas, no perdamos el optimismo y la esperanza, porque hoy, hoy el mundo es mejor que hace cien años. No olvidemos este dato y hecho.

https://www.facebook.com/cuadernossoliloquiosjmm         © jmm caminero

 

Se el primero en comentar en "“Solitarios: Octavio Paz”"

Deja tu comentario