Sobre la gratitud

Por Jesús Millán Muñoz.

Se puede describir la gratitud como el sentimiento, emoción, aptitud o actitud de agradecimiento de una persona o colectividad de quién le ha hecho un favor o un acto positivo sobre ella y de alguna manera quiere corresponderle, aunque sea agradeciéndoselo de palabra o de acto.

 

  1. Se ha estudiado desde hace siglos la gratitud desde la religión y la filosofía, y aproximadamente desde el siglo pasado desde la psicología o desde la psicología positiva. Por tanto podríamos anotar y acotar algunos puntos:

– Se ha indicado que en un experimento que se hizo en un restaurante, los camareros recibían más propinas cuándo en sus minutas escribían al final “gracias”.

– Se piensa que las religiones, en general, intentan incentivar en sus fieles el sentimiento de gratitud, gratitud con y para ellos mismos por la vida, con los demás por sus trabajos, con y por la naturaleza y con el Ser Supremo. Por lo cual las religiones, intentan incentivar e incrementar la gratitud como aptitud y como actitud en sus creyentes o fieles.

– Desde el punto de vista de la psicología se ha analizado y estudiado las diferencias que los distintos individuos y personas tienen ante esta emoción o sentimiento o aptitud o actitud. De ese modo se evalúa la gratitud en relación a los demás y a la sociedad, en relación a uno mismo, en relación a distintos factores o áreas de la realidad.

– Al final, en la gratitud que puede tener muchos factores y variables internos, se está analizando el enfoque y perspectiva y visión que se tiene de la vida y de la existencia.

– Hay estudios empíricos que indican que las personas más agradecidas tienen un grado de felicidad interior y subjetivo más elevado. Ya que éstas se sienten menos estresadas, menos deprimidas, con más sentido de autoestima, más esperanzada del y en el futuro…

– Parece ser que las personas más agradecidas duermen mejor porque a la hora del dormir le vienen menos pensamientos, ideas, recuerdos, sentimientos negativos y de fracaso que las personas menos agradecidas.

– Hay quién indica que existe una correlación entre gratitud o mayor grado de gratitud con mayor grado de salud psicológica y mental.

– La gratitud como cualquier otro tipo de emoción o de acto o de concepto o  combinado psicológico moral se puede entrenar y reactivar, proponiendo y proponiéndose la persona ver los aspectos positivos y no solo los negativos, y aprendiendo a ser agradecidos por las pequeñas cosas que te encuentras, las palabras de otros interlocutores, las pequeñas cosas positivas y buenas que te suceden, etc. De ese modo se abre dentro de uno mismo un sentimiento y aptitud de más agradecimiento hacia la vida, de valorar más lo que se tiene, y no ver y percibir tanto lo que no se dispone de ello o incluso lo negativo que sucede. Percibir de otro modo, el fracaso o la frustración, o al menos sentirla con más matices, como retos a superar, etc.

– Hay quienes indican, según estudios psicológicos, que las personas más agradecidas pueden afrontar mejor cambios de vida, cosas negativas que le sucedan, y a todo ser humano le pueden acaecer y le suceden cosas negativas…

  1. Podríamos acercarnos con algunas descripciones o definiciones desde puntos más humanísticos y no solo desde los empirismos de la psicología.

– La palabra gratitud deriva o procede de la palabra latina “gratitudo”, que tiene dos significados, la palabra“gratus”, que significa agradable y agradecido, y el sufijo “-tudo” que es equivalente a cualidad.

– Muchas personas no son agradecidas porque no quieren deber nada a nadie o al menos ese sujeto o individuo.

– Demasiados olvidan o no quieren ver que ese beneficio no solo se lo ha hecho alguien, no por obligación jurídica o deber legal, sino diríamos por moralidad. Por lo cual le ha hecho un plus de servicio.

– Todo el mundo agradece, que alguien en su obligación, haga bien su trabajo o su servicio, y además lo realice con una sonrisa.

– Al tener una aptitud de agradecimiento ante personas y realidades percibes la vida con más colores, y no solo con muchos matices de negros o grises.

– Si conoces a una persona que practica la virtud de la gratitud no lo tomes como débil, ni menos como pusilánime, sino agradece haber conocido una persona así.

– La persona con el sentimiento y la aptitud de la gratitud puede que perciba más matices de la bondad que el resto de los seres humanos que no tiene esa costumbre personal de la gratitud.

– Demasiadas veces solo recordamos las cosas negativas que te ha hecho una persona, pero olvidas las cosas buenas que te ha hecho, e incluso que puedes ignorar que te han hecho.

  1. Aunque Cicerón indicó que “la gratitud no es solo la más grande de las virtudes, sino que es la madre de todas ellas”. Aunque esto nos pueda parecer exagerado, si debemos intentar ser más agradecidos con todo lo que tenemos, sea mucho o sea poco, porque quizás sea la manera de ser más agradecido con nosotros mismos, con los demás, con la sociedad, con lo Trascendente, y quizás, este sea el modo más fácil de obtener más beneficios y cosas positivas de la vida, de nosotros mismos, de todos y de Todo…

http://filosliterarte.blogspot.com.es © jmm caminero

 

Se el primero en comentar en "Sobre la gratitud"

Deja tu comentario