“Proposiciones de Juan de Portoplano sobre la gestión sociopolítica”

Por Jesús Millán Muñoz.

El de Portoplano emergió de su nave-casa-hogar, aquella mañana, bien temprano, había tenido malos sueños y malos presentimientos, le embargaba la tristeza de los derroteros que la cosa pública, la rex pública, podría tener en los próximos meses y años. Andaba con enorme preocupación, con enorme tristeza, porque cuando la enfermedad entra en la gestión de las realidades sociopolíticas, después las terapias son enormemente complejas.

– ¿Cómo pensar de forma verdadera la historia y la Historia?

– Tienen una ideología sobre el todo, después quieren materializarla en los humanos y hacer la Historia de ese modo.

– Una idea o concepto o enunciado se mete en la historia, igual que una nueva especie en un nicho ecológico, y si es aceptada por un número suficiente de personas, está existiendo y desarrollándose y evolucionando durante generaciones.

– Nadie puede estar cincuenta años bajo la autoridad y potestad única de su padre, sino que una persona tiene que a determinada edad tomar una independencia, aunque escuche a sus padres. Una sociedad no puede estar toda la existencia bajo una Autoridad que rija los destinos de su vida y sociedad y Estado sin preguntarle, si desea cambiar de Autoridad.

– No comprendo como alguien que no aceptaría bajo ninguna forma la autoridad de sus padres durante cincuenta años, si aceptan la autoridad y autoritarismo y no democracia de una ideología durante veinte, treinta, cincuenta años.

– Existen muchos bienes reales y posibles en la sociedad y humanidad, el problema es cuándo un sistema ideológico y un Estado los concretiza en unos pocos.

– Puede que el pueblo se equivoque, pero al pueblo hay que preguntarle, aunque se equivoque.

– Para muchos el gobierno y el gobernar es imponer a los demás seres humanos una ideología, un sistema de ideas y de prácticas en docenas o cientos de temas o cuestiones. Pero gobernar es servir, servir al bien común y general e individual.

– Lo difícil del gobierno es armonizar los diversos intereses e ideologías de los distintos grupos y bandos y colectivos y entidades.

– No sé gobernarme a mí, de forma correcta, pero si creo que sé cómo gobernar a una sociedad o a un pueblo. No existe una contradicción.

– Si la inmensa mayoría de personas adultas, han formado una familia, generalmente con hijos, nuestros gobernantes, la elite gobernante política, no deberíamos exigirle que hayan pasado por la experiencia de la familia y de tener hijos. Salvo alguna excepción.

– No se piensa lo mismo a los veinte o a los cuarenta o a los sesenta años, por tanto, no se puede gobernar y gestionar lo mismo, la sociedad a los treinta o a los cincuenta que a los sesenta años.

– Si en todos los oficios y profesiones exigimos un perfil y una experiencia y un curriculum, no entendemos por qué no es aplicable lo mismo a las elites políticas, además de ser elegido por el pueblo, por sus partidos…

– No creo que sea adecuado que una persona o varias estén ocupando puestos en las altas esferas del poder político, sean Ministerios, Consejerías, Parlamentos Nacionales o Regionales, antes de cuarenta años. Si a todo y en todo se exige, una carrera, también en la política, debería ser lo mismo. Ciertamente, podemos dejar un hueco a una excepción, pero una excepción.

– Creo que muchos males han ocurrido en el siglo veinte, porque las altas elites políticas, siendo elegidas en democracia o sin democracia, han tomado las esferas del alto poder, en la cuarentena, muchos sin haber pasado antes, por la experiencia del poder intermedio, sin suficiente edad, sin suficiente experiencia. Poner ejemplos, de un color y de otro, de un continente y otro, son docenas de casos.

– Si nadie aceptaría, salvo una excepción excepcional, que un director médico ocupase la dirección de un hospital de mil camas, un médico con treinta y cinco años, no sé, porqué tenemos que aceptar que alguien ocupe un Alto Nivel de Responsabilidad Política, con cuarenta años, sea de un color o sea de otro, esté en el Poder, o esté en la Oposición, sea Primer Ministro, sea Ministro, sea Consejero de una Región, sea Parlamentario, etc. Y muchos sin haber pasado por mandos intermedios de la política, alcaldías, concejalías, consejerías regionales, etc.

– La política debe ser una carrera política, como cualquier otro oficio y profesión. Incluso tener otro oficio y profesión, compatibilizarlo, y después volver a su profesión civil. Pero una carrera política de una persona, que vaya pasando por distintas fases y responsabilidades. Por el bien de la misma persona, que vaya cogiendo experiencia, y por el bien del resto de la sociedad, vaya viendo como responde a los diferentes retos y cargas y responsabilidades. Por el bien de las propias formaciones políticas. Salvo excepción de excepción.

– No parece racional, que alguien pase de no “gestionar nada o casi nada, ni un euro, ni gobernar políticamente a diez personas, a gestionar miles de millones de euros, y gobernar a millones de personas”. No parece lógico, ni racional, ni prudente, ni justo. Por muchos equipos de especialistas y asesores que le acompañen, porque al final, quién tiene que tomar una o cien decisiones, es ese “uno”, que está ocupando un puesto del Alto Nivel Político.

– Queremos construir, no destruir con palabras, aclarar y no desaclarar con conceptos. En los mares de la política, existen razones y contrarazones sin límite. La cuestión es saber seleccionar las más correctas-verdaderas-útiles-eficientes-justas.

El de Portoplano volvía a su lugar de origen, pensaba que una idea es muy potente, un conjunto de ideas y conceptos, aún más. El problema es cuándo solo tenemos en cuenta éstos, y los demás tienen otros, especialmente en la gestión de lo público, que eso es la política. Volvía a su hogar y, la tristeza y la preocupación por la cosa pública, no había amainado.

https://plus.google.com/118354057109613604628        © jmm caminero

 

Se el primero en comentar en "“Proposiciones de Juan de Portoplano sobre la gestión sociopolítica”"

Deja tu comentario

Tu dirección email no será publicada.


*