Un paseo a Don Pepe de Bazar El Cardón, en Las Galletas

Por Juan Santana.

¿Cómo nos encontramos estimado lector?. Digo estimado, aunque decir querido lector, sonaría bien también. Deseo que estés bien, intentando ser feliz, porque no hacerlo sería estar totalmente equivocados. Gracias por leer, regalando parte de tu tiempo, el tesoro más valioso, el tiempo pasa y jamás volverá. ¿Conoces a Don Pepe de toda la vida?. Don Pepe, tenía algo especial, una forma de vocalizar con esa voz agradable y a todos nos caía muy bien, por su talante, muy respetuoso. El noventa y nueve por ciento de las veces que he ido y  voy al Bazar El Cardón, durante más de veinte años es para comprar la cuarta cuerda de la guitarra clásica, porque al ser la más rasgueada y más sufrida, más se parten. Muchas veces entro y ni siquiera digo para que vengo, porque ya van directamente a la caja de púas y cuerdas.

Ahora está Montse la nuera de Don Pepe,  llevando el timón de la tienda, que simpáticamente llamaba el hijo del corte inglés, porque menos encontrar coches, puedes encontrar cualquier cosa. Don Pepe, llegó desde San Juan de la Rambla antes que las tiendas de los chinos y sin olvidar a Doña Mari su mujer nacida en Los Realejos, que tenía otro carácter diferente, pero igualmente sociable. Montse, su nuera, me encanta, porque no tiene teléfono móvil, los odia, dice que separa las mentes del mundo vivo y de la auténtica naturaleza. La pena es que tiene razón y pruebas sobran, porque en la mayoría de lugares, la mayoría de las personas van caminando o están sentadas con ese aparato tecnológico pequeño, con sus dedos que parecen rejos de pulpos tecleando tonterías o cosas serias, pero ahí, hipnotizados la mayoría del tiempo.

Esta imagen adjunta de Don Pepe, fue tomada el 31 de julio cuando fui a comprar la cuarta cuerda de mi guitarra clásica y en la columna que encuentras entrando a la derecha del Cardón, estaba esperando para disparar con mi teléfono móvil barato y tomar dicha foto. Mi teléfono solamente es utilizado para hablar, escuchar y tomar fotos. Despido esta carta, esperando que dar un pequeño paseo a Don Pepe, el carismático, emblemático y gran persona que fomentaba sin querer y queriendo el buen rollo. Desde aquí hasta donde estés, un fuertísimo abrazo a Don Pepe y a Doña Mari.

 

Se el primero en comentar en "Un paseo a Don Pepe de Bazar El Cardón, en Las Galletas"

Deja tu comentario