Olga con 81 años sigue currando feliz. Si se jubila, tiene que despedir a 7 familias

Por Juan Santana.

Tras las elecciones de febrero de 1936 en España, la confrontación social alcanza tal nivel que hasta la propia legalidad democrática burguesa republicana se ven desbordados por una lucha de clases que se intensifica a pasos agigantados y se orienta hacia una colisión abierta entre burguesía y proletariado. En este trance, agotados ya los recursos aplicados con anterioridad, el golpe de estado, la intervención violenta del ejército, se hace inevitable, con la particularidad de que la reacción obrera y popular que desencadena y que le sale inmediatamente al paso en buena parte del territorio peninsular lo transforma en una guerra civil de casi tres años de duración. También la burguesía tinerfeña acoge con serena y esperanzada mirada y en no pocos casos con entusiasmo la proclamación de la 11 República. Agrupada tras el Partido Republicano Tinerfeño y algo después, tras Acción Popular Agraria, contempla temerosa cómo paulatinamente el régimen republicano se va mostrando incapaz de cubrir el objetivo para el que había sido concebido y la ansiada estabilidad política y social no retorna, pero si deseas saber más, recurre a la hemeroteca, porque este año justamente nace, Olga, en La Laguna.

Olga tiene una responsabilidad muy importante, novedosa, sorprendente y fomenta por encima de todo, ser una excelente persona por donde asoma. Olga nace en Marzo en La Laguna, Tenerife, cuatro meses antes de las revoluciones, en medio de la pobreza y con el tiempo termina enamorada de Pancho y salen huyendo de la isla, porque el pan obliga a emigrar y en 1.956 pisan Colombia, donde el amigo Pancho, amasa el Primer Pan en Cartagena de Indias. Les acompañó el amigo Paco, un albañil de la época y en su maleta llevaba hasta la picareta, porque sueña también con un mundo mejor. Nos cuentan los amigos de la zona, que antiguamente había un Cine de nombre Dácil y Pancho solía ir al cine, pero siempre acababa dormido y los currantes de dicho cine, lo dejaban dormir hasta el siguiente día, porque había confianza. Todo no es lindo y maravilloso, porque Olga y Pancho, pasaron hambre y muchas miserias y siguen hacia Venezuela, donde tuvieron dos hijos y el más pequeño, en Tenerife. Pero esta carta tiene una noticia importante, que sin más preámbulo, comienzo a compartir;

Resulta que Olga tiene 81 años y no puede jubilarse, porque estaría obligada a despedir a siete familias que dependen de su humilde empresa, pero el motivo más emotivo, es que personas como Isidoro o Mundo, operarios con más de treinta años juntos, se han convertido en familia y Olga aguanta el barco, con mucho amor, algo lindo y bello. Una mujer con esta edad, tan cargada de energía, después de haber vivido una vida intensa cargada de trabajos y sufrimientos, es digna de hacer un pequeño homenaje si o si, compartiendo con el mundo un poco de su historia y que sirva como gran ejemplo, del Amor a la Vida. Como decía Víctor Jara, “Si queremos na´más que gozar, primero hay que trabajar, tendremos pa´toitos, pan, abrigo y amistad…..”. Me puse en contacto con Celestino, Celso pa´los amigos, pensando que seguía en la política como socialista de Tegueste, pero simplemente pudimos darnos un fuerte abrazo y tomarnos un cortado, porque desgraciadamente no sabe la razón por la cual, tienen que despedir a siete familias, por una jubilación. Repito con fuerza, que lo más sorprendente, es la fuerza de una gran mujer y madre, para seguir luchando, caminando con tanta energía, demostrando que tenemos leyes absurdas y a la misma vez, que existen “Excelentes Mujeres Trabajadoras Durante Toda Su Vida y Por Encima de Todo, Son Personas”. Gracias Olga, por dejarme compartir un poco de tu vida y a los lectores, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, porque el tiempo, es el tesoro más valioso del ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá”.

Se el primero en comentar en "Olga con 81 años sigue currando feliz. Si se jubila, tiene que despedir a 7 familias"

Deja tu comentario