“No podías llevarle flores a la tumba de tu padre” (Jordi Chiringo)

Por Juan Santana.

Hola a todos, especialmente a los relacionados con esta historia de un fin de semana en Gran Canaria, esperando les resulte interesante, porque están regalando un poco de vuestro tiempo leyendo y el tiempo es el tesoro más valioso del ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá. Gracias de corazón por leer. El día 2 de junio del 2.017 mi amigo Víctor Linares, viene a casa de Tenerife, para llevarme a la parada de guagua, porque voy rumbo a Pozo Izquierdo en Gran Canaria y Víctor no es mi chófer, es mi amigo y así podemos hablar un poco de la vida con nuestras reflexiones. Despedimos a mi hija, estudiando porque tiene una semana completa cargada de exámenes y ojalá pudiera ir conmigo, para ser más felices, disfrutar junto a su abuela y más familiares y amigos en la otra isla.

Son muchos kilómetros en guaguas, barco y experiencias ancestrales, por una promesa que nos está comiendo miles de horas a muchos que estamos relacionados en el Proyecto Pozo Izquierdo (Left Well Project) y sentimos emociones inexplicables, pero vemos las luces en la costa donde está el escenario, para enterrar la bandera de un millón de colores demostrando que hemos luchado sin prisa y sin pausa. Cuando tengo mucha prisa, utilizo avión y cuando tengo tiempo para reflexionar camino, guaguas y barcos. Esta carta dedicada a mi amigo Pepe Sánchez, es por deseo que esté al día de este asunto porque desgraciadamente él no estará con nosotros en el escenario, por otras obligaciones, pero nos hacía mucha ilusión, especialmente a mi, es un gran músico, pero la vida es así, no la inventamos nosotros.

El sábado por la tarde nos reunimos Jordi, Juan Morales y yo en Pozo para dirigirnos al estudio de Burbu, donde sentimos el estrés, un cansancio motivado porque han pasado nueve meses de ensayos con nuestros cerebros conectados a través de las melodías musicales. Jordi, echando broncas porque habían algunos cambios, luego Juan Morales con Burbu en el estudio más de lo mismo, pero nos queremos mucho y nos hicimos una foto con las manos encima de la batería, para unir más nuestras almas. No existen malas ideas, malos rollos, solo existen almas volando en nuestro espacio que nos arrastran sin poder dar marcha atrás, aunque ensayar es de cobardes y hay un arte y un después. El ensayo fue bestial, hemos avanzado mucho, estamos llegando al ring, al escenario donde habrán miles de personas, venidas de infinitos lugares y no vendrán todos para vernos y escucharnos, pero si puedo jurar, que algunos vienen desde la India, desde Londres, de Tenerife y muchos más lugares del planeta, que harán de jurado, durante aproximadamente una hora de actuación con sonidos entremezclados desde los más bestias y los más suaves y letras con buenos mensajes, pero hemos currado mucho, nos hemos mosqueado entre nosotros con mucho amor de amigos, porque no tenemos viente años, somos adultos y responsables, haciendo algo dedicado especialmente a quiénes no les guste, porque serán quién nos den sus razones y así seremos mejores, nadie es perfecto, puro y sano y estamos mezclados hasta los mismo corazones. Quiero llorar y no puedo, pero ese día si Dios quiere, lloraremos, porque son muchos muertos en el camino y para quién no esté informado, decirles que Iván, uno de nuestros técnicos, falleció la semana pasada y hemos tenido que buscar otro, porque estamos cerca del final.

El domingo día 4, tengo la comunión de un sobrino y sentí felicidad porque Pepe Sánchez tocaba en la Iglesia y así tuvimos la oportunidad de abrazarnos. Termina el fin de semana y vuelvo a Tenerife en el último barco, sin tener tiempo de despedirme, especialmente de Juan Morales, fue imposible, aunque pasé frente a su casa. Llegué a las once menos cuarto de la noche, a la estación de guaguas de Santa Cruz de Tenerife, donde conocí a un italiano de nivel y prometió tirar pa´lconcierto. Llego al sur, a la una y media de la madrugada del lunes, con una mochila, una bolsa cargada de zapatos y un cacho de queso regalado por mi madre, además de la guitarra, que pesa lo suyo. Lógicamente en esta carta faltan muchos por nombrar, porque son muchos quiénes están involucrados o relacionados en este lío, por culpa de una promesa a mi padre cuando falleció, pero quiero terminar con una frase de Jordi el bajista, que la dejé en su buzón de correos en Pozo Izquierdo. La frase me hizo reír y todavía sonrío, porque demostró que Jordi, está hasta los huevos, aunque sea feliz con este proyecto y la frase que dijo fue, “No le podías haber llevado unas flores a la tumba de tu padre y cantarle allí una canción”. Me encantó escucharle eso, me gustó mucho, porque mirando desde lo más profundo, descubrimos que un muerto, hizo y hará moverse a muchos vivos. Un saludo.

 

3 Commentarios en "“No podías llevarle flores a la tumba de tu padre” (Jordi Chiringo)"

Deja tu comentario