¿No me conoces?, nos conocimos, en la cárcel, en Tenerife II

Por Juan Santana.

Por los años 1.970 el rock llevaba tiempo fusionando bien, por el mundo, pero a partir de este año, nacen otros estilos musicales con toques simpáticos, con canciones pegadizas, facilonas y de rápido consumo. Según algunos estudiosos, muchas personas ya no tienen verdadera vocación por el  rock y lógicamente para las productoras, los músicos y la música en general son productos, no hay alma como en los bancos. La misión de las discográficas y de todos, es vender lo que deseas consumir y punto, sin olvidar que la época de Bethoven, Mozart, Vivaldi y muchos más es historia, aunque sus almas seguirán vivas, «Hay un Arte y un Después». Hasta mediados de los setenta hubo mucho rock comercial, melódico y baladístico cuyos máximos representantes fueron los catalanes. Estimado lector, usted estará preguntándose, ¿Por qué comienza​ así esta carta?…..

Estaba tomando un cortado y observo a dos personas acercándose, mirándonos fijamente a los ojos, hasta que Miguel (con gorra y chiva en foto adjunta), decide hablar conmigo y preguntó, «¿No me conoces?» y respondí, «pues no, lo siento». Entonces, me dijo, «Nos conocimos en la cárcel, hace muchos años, cuando ibas hacer conciertos y toqué el piano contigo. Estuve un par de años encerrado por………. y ahora estoy buscándome la vida con mi amigo Fran, que tocaba la batería en aquel grupo famoso de los años 1.970, El Eructo del Bisonte, que luego pasó a llamarse Palmera. Yo estuve tocando el piano con la orquesta Maracaibo y aquí estamos tocando por dónde nos contratan»….. Les dije, ¡Guau!, ahora recuerdo aquella mañana del domingo en Tenerife II, tú estabas más delgado, me alegro de volver a verte bien y feliz. Recuerdo cuando dije a los reclusos antes de salir de este lugar tan triste y duro, «Piensen, que ustedes no están solos en la cárcel, también están vuestros seres queridos, familiares y amigos, pórtense bien y salgan pronto, porque sufren muchas más personas, vuestra pena».

Y hablando de buenos grupos canarios ancestrales, tuve la suete de el destino, porque gracias a Fran, de Santa Cruz de Tenerife,  el ex batería de Eructo del Bisonte, ¡Perdón, de Palmera!, llegó a mi mente la canción más cantada de Eructo del Bisonte,, «Los zapatos, comienzan apretar, hacen daño……» y luego el famoso tema popular del grupo Palmera, «Lucy, no paro de llamarte, siempre se pone tu mamá en el aparato….». Grupos canarios que tuvieron la gran suerte de cruzar el charco, paseando por tierras peninsulares, sin olvidar que aproximadamente por los años 1.979, Fran tocaba con nuestro amigo famoso de el sur de Tenerife, Pepe Barrios. Como pasa el tiempo, ¿Verdad?. La vida son rachas, con épocas maravillosas y otras más desagradables, pero como decía mi padre en paz descanse, «Todas las personas que viven en el planeta, con dinero o sin dinero, incluso con buena salud, siempre estarán cogidos de la mano, por el factor, suerte». Suerte, es lo que más deseo a todas las personas, aunque somos realistas y el destino marcará la vida de cada uno.

 

1 Trackbacks & Pingbacks

  1. miami

Deja tu comentario

Tu dirección email no será publicada.


*