“Micromonólogos de Juan de Portoplano”

Por Jesús Millán Muñoz.

¿Cómo encerrar en una frase un estado mental sobre un hecho o conjunto de hechos-actos-datos que sean verdaderos-bondadosos-racionales-bellos-útiles, para esta generación y para las futuras…? ¡Esto es lo que Juan de Portoplano fue buscando durante toda su existencia, esto es lo que de alguna manera todo ser humano va deseando todo su existir.

  1. Cansado, agobiado, apenado, entristecido, pero también alegrado por la vida-existencia ese día se arrecostó en las maderas de un banco en medio de una plaza con árboles, y como siempre empezó a pensar-repensar el existir-vivir de lo humano:

– Quizás la bondad sea lo que defina al ser humano. La bondad con racionalidad y con verdad y en verdad.

– Pero algunos se preguntan es más fácil ser bueno que no bueno, ser bueno que malo. Pero el problema es que el que es malo no es consciente de que lo es, o no siempre lo es.

– Controla tu lengua y controlarás tu mundo. Pero es tan difícil.

– Ya estoy en una edad, que voy siendo consciente que la anterior generación a la mía, va desapareciendo.

– Ni tanta crítica negativa cuándo estaba ese ser respirando y haciendo sobra en el mundo, ni tanta crítica positiva cuándo ha dejado de dar sombra y de respirar en este mundo.

– Si nadie critica al médico que le está curando, por qué usted si lo hace con el maestro o profesor. Salvo excepciones.

– Es difícil lo que es saber lo que es el bien general y el bien común.

– Cuántos errores he cometido a lo largo de mi existir, debo reconocerlos, pero al menos, tengo el consuelo que la inmensa mayoría los hice buscando la verdad y la bondad y el bien.

– No quiere usted oír mis palabras, ni habladas, ni escritas. Está usted en su derecho. Pero quizás, quizás usted pierda un horizonte-perspectiva importante de entender el mundo o esa pequeña cosa.

– Existen ideologías y culturas abiertas y cerradas, igual que existen sociedades y Estados abiertos y cerrados.

– Combinar de forma adecuada los hechos-acontecimientos con los pensamientos y las palabras.

– No pienses o sientas lo que deseas pensar o lo que más te gusta o te agrada, sino lo que sea más verdadero y más bondadoso en verdad.

– Es un deber cuidar tu vida, para eso, debes llevar una vida sana, sana en todos los sentidos, sana material y económicamente, sana biológica, sana psicológica, sana moral, sana conceptual y culturalmente, san espiritual… Puedes pensar que es demasiado, pero qué otra cosa te voy a decir…

– Me dices que te gustaría hablar y dialogar con las grandes mentes del pasado, en tal o en cual especialidad, o en varias de ellas. Pero el problema es reconocer a las grandes mentes del presente. Quizás, algunas las conoces por los medios de comunicación, y no tienes acceso a ellas, quizás otras, están a tu lado, y nadie las valora, ni las escucha.

– No te engañes con tus ideas o palabras, no te engañes con las de los demás.

– Es triste aprender y aprehender una vocación-profesión-oficio y no poder ejercerlo en toda la existencia.

– Hay personas que están cansadas de tanto estudiar-pensar-observar-leer.

– Todo el mundo tiene algún tema o cuestión en el que está cansado.

– ¿Cómo tantas palabras, ideas y creencias, que abarcan multitud de temas y campos de la realidad, pasarlas a lenguaje y metodología científica, para así encontrar mayores grados de verdad y de verdad-bondad…?

– Piensas con Marco Aurelio, “que no mereces sufrir, porque nunca hiciste sufrir a nadie deliberadamente”. Pero olvidas que tienes carne y tienes cerebro-mente y tiene alma-espíritu, y en esta vida, todo ser que tiene esa realidad, una o varias, sufre, sufre en mayor o menor grado.

– Te dices a ti mismo: no sé o no sabes tu camino, no sabes lo que tendrías que haber sido, dónde tendrías que haber llegado o aspirado. No sabes, después de décadas cual es tu talento y tu vocación de verdad, si es que todo el mundo tiene un talento y una vocación.

– Dices que no crees en Dios, afirmas que no existe Dios, pero te has preguntado y planteado de dónde surge el no creer en Dios, surge por tal acontecimiento, por endoculturación familiar, por…

– Agrádate a ti mismo, con bondad-racionalidad-verdad-utilidad-prudencia, sé amable contigo mismo en veracidad y verdad. No eres la peor persona del mundo, no eres la mejor persona del mundo…

  1. Juan de Portoplano, al rato de saborear la sombra de la primavera, después de atravesar su mente, docenas de recuerdos-ideas-datos-hechos-pensamientos-palabras-frases, se levantó recogió su bastón y apoyado en él, como si de tres piernas dispusiese se fue alejando entre árboles y calles, hacia su lugar de descanso o vivienda. Hacia su cocina, como diría Pascal.

http://personal.cim.es/filosofía           © jmm caminero

Se el primero en comentar en "“Micromonólogos de Juan de Portoplano”"

Deja tu comentario