“Meditaciones de Juan de Portoplano sobre la interioridad”

Por Jesús Millán Muñoz.

El de Portoplano se levantó en ese arco iris del amanecer, con mil colores y mil sensaciones, y al clarear empezó a caminar-andar-pasear por fuera y por dentro de si mismo. Al final, los físicos y matemáticos quieren captar el mundo con una fórmula simbólica matemática, y el de Portoplano quería captar algo del mundo con palabras y adjetivos y verbos.

– Llega ese momento y te dan un hecho o dato o noticia y te deja sonámbulo en el existir y existencia de la vida.

– Estar tropezando en el silencio de los dilemas o trilemas o tetralemas.

– El saber de la vida, el saber correcto de la existencia, no te lo enseñan totalmente las ciencias, aunque hay que tenerlas en cuenta, sino están en esos semisaberes que se les llama de sentido, es decir, metafísica, filosofía, humanidades, letras, artes… Toda la vida es combinar la mejor concepción del existir, combinando los datos y conceptos de la ciencia, con los conceptos y datos de la filosofía-humanidades-religiones-culturas-etc.

– Los humanos pasan de sentirse lo peor del mundo, caídos en la tierra, al otro extremo de la soberbia. La solución es la justa autoestima, el quererse de forma correcta a sí mismos, para no caer en la falta de autoestima, que trae enormes males, ni caer en la soberbia, que acarrea aún más sufrimientos y angustias y males, aunque no lo parezca.

– Aunque tengas una mente y formación científica, para mil cuestiones necesitas ayudarte además de la filosofía, humanidades, letras, religiones-teologías, etc.

– Si pisas a alguien, no esperes que eternamente se esté dejando pisar.

– Uno de los espectáculos más tristes de la vida, es que a tantas personas buenas se les toma como malas, y viceversa.

– Cuántos buenos discursos de filantropía y justicia tienes, para los otros, y cuántas personas has ido dejando en el sufrimiento en tu vida. Un poco de armonía entre el pensar y el existir.

– Muchas veces, se hace mucho bien, al no hacer mucho mal, y no solo al hacer bien. Lo ideal es hacer el menos mal posible, y hacer el mayor bien posible, cada uno según su estado y su vida, y su situación y sus circunstancias. Ni caer en los idealismos, ni en los materialismos.

– Siéntate en un sillón o silla o tresillo en la tranquilidad-sosiego, deja que tu mente fluya, que piense y recuerde, tranquilo y en soledad, en el seno de tu casa, deja que tu mente-psique-cerebro te hable. Dedica a este ejercicio quince minutos o media hora, cada día. Olvida los sistemas de comunicación actuales, olvídalos durante ese tiempo.

– Todo necesita pensar y pensar tranquilamente. Sea el mayor negocio del mundo, sea el más pequeño del mundo. Si no dejas a tu mente-cerebro-psique-alma que te hable, nunca escucharás tu ser y tu yo interior.

– Muchos males nacen, de no darnos un respiro a nosotros mismos, de no dejarnos a nosotros mismos hablarnos con sosiego y moderación.

– Envías estas frases-palabras-nombres-adjetivos a otros, a través de un medio actual, sistemas virtuales, para quizás otras personas, se sienten un poco y mediten un poco más. También para tu mismo convencerte, de que tienes que dejarte un tiempo para que tu cerebro-ordenador interior te hable.

– Todo el mundo lleva un par de calvarios, pequeños gólgotas en sus existencias. Tienen que por un lado, intentar que dichas realidades se curen, si están enfermos, intentar estar sanos, pero al mismo tiempo hasta que llegue ese día pues intentar sobrellevarlos lo mejor posible. Todo el mundo ha atravesado en sus existencias varios calvarios, no solo los tienes tú. Lo peor de todo es que algunos nos los hemos buscado nosotros a nosotros mismos o nosotros a los más cercanos de nosotros, o nosotros a otros lejanos de nosotros mismos.

– Es un truco del mundo moderno, quitan a los humanos una moral y ética conceptualizada y aplicada y matizada durante siglos, para así hacer con los humanos lo que quieren, tanto en unas ideologías o en otras.

– Aunque todo el mundo arrastra una o dos o tres grandes cruces, que no seas tú, quién las haya buscado para ti mismo o para los demás. A no ser que sea por y para una defensa justa de tu existencia o vida o realidad.

– Hay días que el alma-mente-cerebro-corazón-psique te rezuma dolor y sufrimiento. Y no sabes como quitártelo. Antes cuándo la inmensa mayoría de la población creía en el Nazareno, pues lo ofrecía ese sufrimiento al Dios, y al mismo tiempo, para sobrellevar ese dolor, y también para curar esas heridas, y para que se solucionasen esos problemas. Pero ahora, cuándo tanta población no cree o duda tanto que no sabe si no cree, solo le queda el sufrir a secas.

– Han quitado algunos colectivos e ideologías el sentimiento de Dios, buscan que los humanos dejen de tener emociones y sentimientos y conceptos sobre la existencia de Dios. Creen que es una liberación y lo único que han conseguido es dejar a los humanos más pobres de lo que ya eran. Más pobres en muchos sentidos. Porque no es lo mismo la concepción de Dios, del Dios cristianos, que de otras concepciones de Dios.

– La mayoría de personas de la humanidad, apenas tienen bienes materiales, si aún les quitas que creen tener a Dios, les ha quitado todo, no tienen ya nada. Es el mayor robo del mundo.

– Si Marx o Nietzsche, Schopenhauer hubiese vivido treinta o cincuenta años después su fallecimiento, jamás habría aceptado que en nombre de sus teorías e ideas se hubiese perseguido a las religiones como se ha hecho, al cristianismo en particular como se ha hecho, al judaísmo, ni a Dios. ¿Pero todos los grandes pensadores y filósofos y científicos y artistas, son unos genios, pero los seguidores, de un color o de otro, pues no lo son tanto?

– Lanzas frases al mundo, no para que las acepten o las nieguen, sino para que sea como un pájaro que les sirva para reflexionar sobre si mismos.

– Estimado y querido y estimada y querida lectora, si has llegado aquí leyendo-releyendo estas palabras, ten en cuenta, que la vida-existencia de este coleccionador de palabras está en su último trayecto del viaje de aquí en la tierra, no sabe si durará unos meses o unos años o unos lustros, pero es obvio y evidente que está al final. Tenga una oración para él, si es creyente, si no lo es, sea de la cultura que sea, tenga unos respiros de compasión por un ser que quiso buscar la verdad-bondad-belleza-racionalidad-prudencia-equidad en el mundo, y coleccionó muchos fracasos, supongo que como todos los seres vivientes racionales…

– No se ofenda, ni se enfade con este escribidor-escribiente-escriba porque sus enunciados o frases no sean las correctas y usted tenga otras mejores y más válidas y más verdaderas y más bondadosas… Piense usted, piénselo seria y profundamente, al final, tenga compasión y piedad y misericordia de alguien que quiso ser escritor-pensador y solo se ha quedado en rellenador de páginas…

El de Portoplano después de un paseo largo, saludando a los convecinos de vez en cuando, y siempre sumido en sus pesares-pensares, terminó aquella mañana, como tantos otras pensando, qué diría a todas estas ideas el de Mairena, qué diría el señor Antonio Machado, al que tanto admiraba, desde la más primera etapa de juventud y adolescencia.

https://www.facebook.com/cuadernossoliloquiosjmm    © jmm caminero

 

Se el primero en comentar en "“Meditaciones de Juan de Portoplano sobre la interioridad”"

Deja tu comentario