“¿Medidas posibles para disminuir el hambre y las epidemias y las guerras en el mundo, VII?”

Por Jesús Millán Muñoz.

¿Acaso el ser humano, no tiene derecho, igual que ha resuelto la viruela, la varicela y multitud de otras enfermedades y patologías, que a lo largo de los milenios ha sido el azote, con consecuencias, no solo de muertes de seres humanos, a millones, sino el azote de otras consecuencias negativas, hijos sin padres, padres sin hijos, hambres, etc.? ¿Acaso como especie, con un cierto grado de inteligencia, conocimientos, libertad, voluntad y buena voluntad, no debemos entre todos los seres humanos, buscar soluciones para erradicar o disminuir al máximo, los azotes del hambre, de las guerras, de las enfermedades ya resueltas…? ¿Acaso no es un derecho, del que nace, no fallecer por estas causas, y todos los males que producen como consecuencia, acaso no es un deber de toda la humanidad…?

– Los humanes deben buscar sistemas de consenso y de acuerdo y de paz y de tolerancia. Y no sistemas, teóricos o prácticos dónde resalten las diferencias, controversias, polémicas, etc.

– Como ideológicamente existen diferencias entre las varias docenas de ideologías seculares y no seculares existentes, lo mejor sería para alcanzar acuerdos y la paz, es analizar las miles de cuestiones, y cada ideología, saber, ciencia, filosofía, aportar sus soluciones, razones y argumentos. Hacerlo de forma sencilla, pero profunda, sintética pero esencial y profunda, así de ese modo, en pocas páginas se analizaría un tema. Por ejemplo, imaginemos que hay diferentes opiniones si hay que echar sal a las comidas o no hay que hacerlo… Es un ejemplo, tan imaginario, para que así todo el mundo piense en lo que quiera.

– Estos tres tipos de factores, o conjuntos de variables se interrelacionan entre sí, produciéndose efectos en las demás, y así en ilimitados bucles. Además de otros conjuntos de factores…

Una epidemia puede ser una causa, aunque no la única del hambre. El hambre de una guerra. Y la combinación de factores entre sí.

–  Tener voluntad de que hay que resolver estos problemas, igual que hemos solucionado cuestiones biomédicas, epidemias que han estado con nosotros milenios, pues lo mismo debemos pensar con estos fenómenos como el hambre, otras epidemias no resueltas, las guerras debemos intentar desaparecer o al menos, reducirlas a lo mismo.

Si no nos planteamos que esto puede resolverse, nunca lo haremos. Por tanto, la voluntad que debemos tener es que estos problemas como otros pueden resolverse. Tener esa creencia y esa esperanza y por consecuencia crear programas de investigación en este sentido, en multitud de campos, para ir aunando saber teórico y práctico para intentar conseguir este fin.

Igual que la epidemia del cólera se ha resuelto, por qué no otras epidemias, el hambre, las guerras, etc.

– Aumentando la correcta ética y moral de toda la población, a nivel teórico y a nivel práctico o de actos, aumentaría mucho el bien particular, colectivo y general, y muchos males se evitarían, males a y en todos los sentidos, o al menos disminuirían.

Creo que hay una relación entre una ética no correcta, y una práctica ética y moral no correcta con males personales, familiares, en las entidades sociales, en la sociedad, y en todos los ámbitos.

Al final, no olvidemos, un tirano que provoca un conflicto armado, es además de tener un poder político elevado, de responder a una ideología o a un colectivo que le apoye, es una persona que ha perdido el alma de alguna manera, que no tiene una ética correcta.

– Un mal si no se ataja lleva a otro mal, y los males se combinan entre sí. Los males de muchos individuos y colectivos y grupos y sociales, y crean después como maremotos de males, debido a muchas razones, pero también a una ética y moral no correcta.

A esos maremotos los llamamos el hambre, las epidemias, las guerras. Ciertamente, no son problemas solo éticos y morales, pero esta realidad forma y conforma un aspecto esencial.

– A mi modesto entender, creo que la humanidad ha entrado o está entrando en una nueva etapa de la existencia, no solo en una nueva fase. Creo que estamos, podríamos definirlo, en una era postindustrial, con cambios a y en todos los sentidos, más todos los que surgirán en los próximos años y lustros. Por lo cual, creo que muchas concepciones sociales y políticas y estatales del pasado, hay que cambiarlas y modificarlas o hacerlas evolucionar. Eso si en paz, en consenso y de mutuo acuerdo.

Creo sinceramente que tenemos que caminar, en paz, tolerancia, de mutuo acuerdo, hacia un Único Estado Mundial. Creo que no es la solución total, pero si es la solución a múltiples cuestiones y problemas. Pero tengo una gran duda y temor, es que las ideologías, religiosas y no religiosas, no sean capaces de ponerse de acuerdo, crear tolerancias, respeto, etc.

– Existen enormes problemas para la humanidad, por lo cual, habrá que crear programas de investigación, a y en todos los sentidos, para encontrar nuevos conceptos e ideas, nuevas prácticas, nuevas formas de entendimiento sobre el mundo natural y social y humano y cultural.

Creo que existe un déficit de conocimientos verdaderos, especialmente, en los ámbitos de las áreas de humanidades, filosofía, cultura, etc. Que son la base diríamos de las sociedades, y no solo las tecnociencias.

Si invierte muy poco en todos estos saberes humanísticos, comparado con los saberes tecnocientíficos, por consecuencia la humanidad, es un gigante, con pecho de acero y titanio, que es el saber científico y tecnología, pero los pies y piernas son de barro, que son los saberes humanísticos, filosóficos, estéticos, culturales, religiosos-teológicos.

– Para terminar la humanidad, no puede dejar que los saberes de sentido (metafísica, religiones-teologías, filosofías, culturas…), que los humanos siguiendo sus ideologías propias, puedan poner a la misma humanidad frente al borde del abismo, porque existan ideologías + culturas + metafísicas + religiones + estéticas que no se ponen de acuerdo y por tanto, los humanos entran en conflicto, a veces, conflictos graves.

La humanidad debe intentar que todas estas disciplinas avancen, para que de ese modo, una rueda, no sea muy grande, la tecnociencia, y otra muy pequeña, las humanidades-filosofía-culturas, etc. Y el carro se descabalgue y se descontrole.

http://twitter.com/jmmcaminero      © jmm caminero

Se el primero en comentar en "“¿Medidas posibles para disminuir el hambre y las epidemias y las guerras en el mundo, VII?”"

Deja tu comentario