El maltratador de Carmina, terminó en el barranco

Por Juan Santana.

Sentado tomando un cortado, una señora que dice tener setenta y cinco años, aunque parece mayor, comienza hablar conmigo, sin miedo, deseando que alguien escuche su historia y por su forma de expresarse de buenas formas, miro sus ojos y sigue muy ilusionada contándome un resumen de su vida. Entonces, le dije que colaboraba en un periódico y da permiso para compartir su historia con quiénes voluntariamente lean y aprovecho para agradecerte, que regales un poco de tiempo leyendo, porque el tiempo, es el tesoro más valioso del ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá. La señora en estos momentos, comenta que vive feliz, libre, tranquila y tiene buenas amigas, nietos y un hijo que quiere con toda su alma, sin olvidar el sufrimiento del pasado, por culpa de su fallecido marido, pero falleció de malas maneras, que luego comprobarán. Carmina, es el nombre de esta nueva amiga y no esconde su nombre, porque dice, que hablará con su hijo, para que lea la carta, con un resumen de cómo fue vivir con un maltratador (vivir con minúscula), pero ahora Vive con mayúscula, porque siente ser libre después de los dolores.

Jamás la maltrató físicamente, pero psicológicamente tuvo millones de insultos a su persona y el maltrato psicológico provoca serios problemas mentales para la víctima y muchos sabemos que dicho maltrato psicológico puede ser silencioso en ocasiones y devastador para la persona que lo sufre. La baja autoestima puede ser tanto una causa como una consecuencia de que este fenómeno se manifieste, pero, además, la víctima del maltrato emocional suele sufrir problemas serios, como estrés, ansiedad, depresión e incluso adicción a sustancias psicoactivas. ¿Cómo son las personas maltratadoras?. Son intolerantes, encantadoras al principio, son autoritarios porque se caracterizan por poseer rasgos antidemocráticos e intransigentes, con un pensamiento rígido y persiguen una única verdad,…. la suya, son chantajistas y para ellos todo está bien o está mal, no saben encajar las críticas y critican a los demás con gran facilidad y cambian de humor en segundos. Este tipo de personas malas o enfermas se sienten ofendidas con facilidad y hacen que la víctima se sienta amenazada y tenga miedo a hablar con otras personas, pero jamás se arrepienten de sus daños y en muchos casos olvidan el mal que hacen, prometiendo ser buenos y no volver a repetir sus errores y son controladores, a pesar de no tener control emocional. Son personas mentirosas, son un asco, aunque den pena en muchos casos, a sus seres queridos, porque el amor es el amor.

Carmina, contó mucho y escribiré muy poco, porque son muchas personas sufren en el mundo el maltrato, sin entrar en detalles. Su difunto marido, olvidaba a su hijo en los bares, cuando estaba borracho, perseguía a Carmina por donde quiera que iba cuando llegaba a su casa, ella y su hijo, esperaban con mucho miedo. Su hijo escondido bajo las mantas, escuchando los insultos de su padre a su madre bajo los efectos del alcohol. Un día que llegó muy borracho, despierta y viste a su hijo y camina muchos kilómetros en la noche, pero ya estaba acostumbrada a salir huyendo, antes de que pasara algo peor. No le perdonó jamás y un día llamaron por teléfono a su casa, para comunicarle que encontraron muerto a su marido en un barranco, con los pies comidos por los animales. El consejo que Carmina desea compartir, es que cuando tengas un maltratador cerca, aléjate antes de que sea tarde. ¿Qué más puedo escribir?…..

 

Se el primero en comentar en "El maltratador de Carmina, terminó en el barranco"

Deja tu comentario