“La Anomalía del Báltico” | Jesús Millán Muñoz

¿Tenemos derecho el común de los mortales si todo el denominado fenómeno Ovni, tiene alguna verdad o tiene alguna relación con la realidad a conocerlo? ¿Sin entrar si este supuesto caso, este fenómeno es una realidad con explicación no natural, o es una explicación natural? ¿Los miles de casos del fenómeno Ovni que se ha producido por el mundo son verdad, o al menos, un uno por ciento no tienen explicación natural y los humanos no la encuentran? ¿Si es cierto que los jefes de Estado y de Gobierno del mundo, todos se les entrega un dossier con docenas de cuestiones, diríamos supersecretas, y una de ellas es informes sobre este tema, el resto de seres humanos tenemos derecho a saber si es verdad o qué explicación tienen…?

No vamos a entrar en este artículo a analizar ningún caso supuesto, sea el denominado la anomalía del Báltico o sea el caso Roswell o sean los cientos o miles de casos, testimoniados por personal profesional de las fuerzas armadas, etc. sino plantearnos al menos algunas preguntas o cuestiones de fondo:

– Si esto fuese verdad, o dichos fenómenos, al menos un uno por ciento, tienen una explicación natural pero no terráquea, sino fuera de nuestro orden, ¿la cuestión es si se debe informar a la población civil, a los cientos de millones de seres humanos…?

¿Y si es verdad, si los gobiernos lo saben, por qué no lo informan a la población mundial, cada gobierno a sus respectivas ciudadanías…?

– ¿O todo es una mentira o un error, por un lado las administraciones gubernamentales taparían otros experimentos científicos tecnológicos militares, y por otro lado, la población en general tiene una necesidad en creer en algo no natural, ya que una parte importante de la ciudadanía están abandonando, al menos en Occidente las creencias religiosas y metafísicas tradicionales, pero necesitan seguir creyendo en algo, los extraterrestres y los ovnis ocuparían el lugar que van dejando las creencias tradicionales heredadas de siglos…?

– ¿Pero si fuese verdad, de los miles y docenas de miles de casos, y de dosieres e informes acumulados por las distintas administraciones del mundo, si un uno por mil fuesen una verdad y una realidad en sí? ¿O dicho de otro modo que el fenómeno Ovni, o inteligencias extraterrestres existen, y que han venido a visitarnos y que vienen de vez en cuando, y que tenemos informes suficientes sobre ellos…?

¿Si se informa a la población, podría producirse una especie de hecatombe como sucedió con los españoles cuando llegaron al imperio azteca o al imperio inca…?

¿Nuestras estructuras ontológicas y metafísicas y antropológicas y sociales y religiosas y espirituales se nos caerían y se nos destrozarían…? ¿La civilización humana podría caer en una especie de anomia y anarquía de tales proporciones que la vida humana se podría poner en el límite de sus posibilidades…? ¿No olvidemos que todo está fundamentando en última instancia en planteamientos últimos de orden metafísico y religioso y filosófico…? ¿Por tanto, todas esas creencias y fundamentaciones racionales e irracionales, conscientes e inconscientes, individuales y colectivas se verían dañadas o trastornadas por un enorme seísmo cultural…?

¿Cómo explicar todos estos fenómenos, de la noche a la mañana, por eso, nos van entregando dosis de información a cuentagotas, para que nos vayamos acostumbrando, porque de alguna manera todas las grandes cosmovisiones profundas se verían afectadas…? ¿Sería una revolución mucho mayor que pasar del geocentrismo al heliocentrismo, de pensar que la tierra es el centro del universo a pasar que es el sol…?

– No podemos olvidar y obviar, que aunque la tecnociencia es esencial, todas las civilizaciones actuales se mantienen sobre los pilares y fundamentos metafísicos y religiosos, que tienen multitud de aspectos y concreciones a y en todos los niveles, a nivel psicológico, social, antropológico, metafísico, religioso, espiritual, familiar, individual…

Además que nuestros conocimientos tecnocientífico no serían nada para una civilización o varias o muchas que vienen de la galaxia o de otras galaxias, que solo el venir, inducimos que su saber es cien o mil veces o diez mil veces muy superior al nuestro. Quizás haya más diferencia entre un ser humano que vive en una cultura ancestral en Nueva Guinea y nosotros los occidentales…

– Siempre se ha dicho como razón para demostrar que es imposible que existan inteligencias extraterrestres que es imposible que hayan podido viajar hasta nosotros, el argumento es que la distancia es enorme en la galaxia y no existe tecnología y ciencia o saber suficiente, y sobretodo las leyes de la naturaleza no lo permitirían…

Pero también hay que decir, que hace unas docenas de años, no creíamos que existiese lo que ahora se denomina energía y materia obscura y ahora los científicos cree que existe, y que el universo visible, es decir, el que vemos en cierto modo, el de la energía y materia visible solo sería un diez o veinte por ciento del universo real y total. Y ya el visible es casi ilimitado, con miles y docenas de miles de millones de galaxias…

Por lo cual, podemos pensar que apenas hemos rozado el saber de la realidad y la realidad, por lo cual, pueden existir leyes que explican la naturaleza que ni siquiera todavía somos capaces de vislumbrar, ni intuir. Y pueden existir realidades en el universo que ni siquiera somos capaces de imaginar…

– ¿En el fondo, el gran problema es que si supiéramos que existen fehacientemente otras inteligencias racionales en el universo, y si conociéramos que han estado aquí, y si sabemos que ya están aquí, en el fondo no sabríamos lo que hacen y lo que han hecho aquí, y lo que han hecho antes de este siglo y en siglos o milenios anteriores, si es que llevan viniendo siglos o milenios…?

¿Y en segundo lugar, todos los paradigmas o grandes fundamentos de todas las civilizaciones del planeta se pondrían en crisis, muchos de sus fundamentos…?

¿Y en tercer lugar, son todos de una misma especie o son de diversas, y qué intenciones tienen con nosotros, si es que existen y han venido…? ¿O dicho de otro modo, todas esas especies son buenas o serían buenos con nosotros, nos respetarían, o no lo serían, o han llegado a una especie de pacto entre ellos con respecto a nosotros…?

  1. La única conclusión que cabe hacer ante la multitud de cuestiones y variables y problemas y aristas y dimensiones de este hipotético tema, es la misma que al principio ¿los gobiernos y las altas administraciones gubernamentales tienen el deber y el derecho de si saben si existe dicha realidad, indicarnos claramente que existe, y si no existe dicha realidad, que nos indiquen claramente que no existe, y que no estemos en esta situación de duda, de duda permanente…? ¿….?

 

http://soliloquios.blogia.com              © jmm caminero (03-23 septiembre 2016 cr).

 

Deja tu comentario

Tu dirección email no será publicada.


*