Juan Santana | Sin lugar a dudas para llegar arriba

Hablando con una persona que sueña con llegar a lo más alto, sacando una carrera observas qué estudia al más no poder para sacar buenas notas y consiguiendo incluso sobresalientes en casi todas las asignaturas, agarra sus mosqueos porque desea llegar a Matrículas de Honor. Con Matrículas de Honor, podría conseguir becas para pagar los gastos y más posibilidades qué conllevan, pero resulta qué ama la música y también tiene ese deseo escondido en su mente, de grabar un buen trabajo musical.

La música es una válvula de escape para el cerebro y de ahí viene la famosa frase, «Cantar mata la rabia», pero cuando alguien desea grabar un buen disco, tenemos que profundizar hasta dónde y hasta cuándo e incluso cuánto tiempo dedicaremos a esta linda locura del arte musical. Conozco artistas de las bellas artes, qué el 90 % de sus vidas se les ha ido con los pinceles y los colores, igual que con cualquier otra profesión lógicamente.

Artistas muy famosos han llegado a lo más alto a pesar de jamás haber compuesto ninguna canción. Cantantes cómo Pepe Benavente de las Islas Canarias, por ejemplo, ha sido un hombre que trabajaba de soldador, pero también dedicaba sus tiempos libres a cantar y ganar algunas monedas más, además de pasarlo bien obviamente, pero tuvo la gran suerte de conseguir que Multitrack, la mejor discográfica de Canarias, apoyara su éxito y graba discos, vídeos musicales e incluso llegó a ser presentador de un programa en Televisión Canaria, «Quiero ser cómo Pepe». Incluso Julio Iglesias, canta muchas canciones qué no son de su propiedad y vendió y ganó muchísimo más dinero qué los propios autores de dichas canciones, cómo «Bamboleo», por citar alguna.

Pepe Benavente en su día en los estudios Multitrack, me preguntó, ¿Cómo se hacen las canciones» y respondí qué es muy difícil de explicar y más aún a alguien qué no toca ningún instrumento. Músicos no son quienes tocan los instrumentos, son quienes tocan los corazones y los músicos por obligación tienen que tener oído obviamente, pero por encima de tener oído tienen qué ser personas y para ser personas tenemos que saber escuchar. Si eres músico o sueñas con grabar un buen trabajo, vuelve a leer estas últimas frases que escribí y siempre será mejor que seas tú mismo quien componga las canciones tocando cualquier instrumento, porque así te demuestras a ti mismo, qué has luchado.

Tener un estilo propio, una voz inconfundible, un ser tu mismo y «escuchar» a los qué han llegado a lo más alto, desde Rafael con su que escándalo, hasta Sympathy for the Devil de los Rolling Stones, porque todos tienen sus sufrimientos, alegrías y experiencias para llegar dónde llegaron. Ser músico no conlleva estudiar una carrera, ser músico es sentir que las almas están dentro de nuestros cuerpos, porque son las almas que cantan a través de nosotros.

Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo, el tesoro más valioso del ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.

Por: Juan Santana.