Juan Santana | La patera, la bandera y las palmeras

El 23 de Julio del 2.020 llegó una patera a las siete y diez de la mañana a una costa de Tenerife, exactamente a la Playa de Troya, pero llegó tranquilamente sin ningún problema y las treinta personas que llegan, vienen con sus chalecos salvavidas y gracias a Dios en buen estado de salud. Hasta aquí suena muy bien todo, pero muchas personas sentimos tristeza interior porque somos adultos conscientes de  qué Canarias está desprotegida, no hay control de nuestra costa.

Algunas veces cuando llegan los pobres africanos en patera comienzan a correr a nadie sabe dónde y seguramente algunos tendrán una dirección para instalarse, que podría ser en El Fraile o San Isidro, pero es verdad qué saben qué no hace falta correr, porque somos civilizados y sobra Amor para dar y regalar al prójimo. El Alcalde de Adeje, comentó en su red social qué este suceso nos conciencia de lo qué son capaces de hacer las personas cuando pasan hambre, pero la tarta tiene un límite, sin embargo no importa, seguro qué jamás nos pasará nada.

Las pobres personas que llegan enviarán mensajes a sus familiares africanos para decirles qué todo es perfecto, puro y sano, aunque nuestros corazones estén entremezclados. Pero si el Alcalde de Adeje Don José Miguel Fraga, comenta qué este suceso ayudará a concienciar a muchas personas del sufrimiento de otros países, deberían dejar la patera al lado de las palmeras en la costa por dónde han llegado en memoria de los héroes, aunque algunos con malas ideas, dicen qué les ayudan barcos nodriza hasta qué están cerca de la costa, porque algunos llegan demasiado tranquilos y sanos.

Dios sabrá toda la verdad y nada mas qué la verdad, pero ayer y hoy la gran comidilla de periódicos famosos a nivel nacional con decenas de miles de comentarios y likes, es la bandera de España que tiene el Presidente Don Pedro Sánchez. Tal vez será que todavía la mayoría de los españoles vive fantásticamente bien y es humilde, preocupada por una bandera en una mascarilla. ¿Habrán psicólogos profesionales del marketing que manejan a las masas en las redes con estas tonterías?. ¿Qué pasaría si llegaran a la misma vez cuarenta o cincuenta pateras con una treintena de personas en cada una?.

Si esto último pasa, sólo el destino será quién responda, pero les repito, que muchos adultos sentimos una tristeza interior disimulada porque la situación está descontrolada y cada uno sabe sus cosas. Deseamos suerte a las personas que han llegado y llegan, qué para eso han pagado sus pasajes. Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.