Juan Santana | Casimiro Curbelo de Gomera y la Candelaria flipando

¿Imagina usted a padres creyentes yendo a pedir a la Virgen de la Candelaria que sus hijos, consigan el puesto de enfermería y luego aparezca esta noticia?. Muchos sabrán el caso de Almudena Curbelo, la hija del presidente de La Gomera Casimiro Curbelo  y de una amiga suya, además el marido de esta última, que han sido los únicos que han aprobado la OPE de enfermería, convocada por el Gobierno de Canarias, celebrada el pasado mes de mayo y será una casualidad o una causalidad o un churro media manga, manga entera. Se presentan miles y miles y Dios les concede la suerte de ganar. ¿Se imagina a padres encendiendo velas prometiendo a la Candelaria pegarse un pateo si aprueban después de estudiar como (ponga usted el adjetivo)?. ¡Que si Carmensa!

Casimiro Curbelo, amigo y enemigo de muchos al final tendrá suerte, porque en este mundo hay muchas personas que por más que les disparen, seguimos vivos y podemos morir en este preciso momento y lo sabes. Pero confieso sentir dentro de mí, cierta tristeza, especialmente por las buenas personas, estoy convencido de que las buenas personas existen y no lo digo por mí, igual tengo más errores que el mismo Casiveo, ¡Perdón!, Casimiro. Seguro que él lee esta carta y estará con una sonrisa etrusca y diciendo, “La he cagado”, pero ¿Quién sabe?, a lo mejor fue todo muy legal, porque la Vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida, Ay Dios. Y si esta noticia es verdad, caemos en la desgracia de entender un poco más, a las personas que Viven sin trabajar a base de trapiches ilegales durante toda su vida, porque todo es una mierda. Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.

En el año 1.991 estuve de Presidente de las Fiestas en Sardina del Sur (Gran Canaria) y organicé todos los actos, entre ellos un Concurso de Fotos, dónde participan miles de vecinos de Santa Lucía, con la desgracia, de que el Jurado miró con lupa las fotos y eligió la mía, una foto del Teide. Convoco reunión urgente, no deseo ser ganador como Presidente y la gente pensará mal, pero la Comisión de Fiestas por mayoría decide que soy el ganador y punto pelota, porque no hubo trampas. Pues la otra gran sorpresa fue cuando anuncian los tres ganadores el último día de las fiestas y el segundo premio fue para mi hermano Teo, significa Dios, con una foto de Guiguí. ¿Y ahora qué hacemos?. Fue tanta la flipada, que nadie dijo nada y a lo mejor con Casiveo, ¡Perdón!, con Casimiro Curbelo, pasará lo mismo. No hubo trampas ni cartón. ¡Que si Carmensa!

Por: Juan Santana. 

 

Se el primero en comentar en "Juan Santana | Casimiro Curbelo de Gomera y la Candelaria flipando"

Deja tu comentario

Tu dirección email no será publicada.


*