Jesús Millán Muñoz | Venerable José Rivera Ramírez, I

El sacerdote José Rivera Ramírez, Toledo, 1925, 25 marzo de 1991. Fue un sacerdote de la diócesis de Toledo, profesor del Seminario, director espiritual y escritor. Está en proceso de beatificación.

Se estima que escribió unos siete mil folios, se conservan unos cientos de grabaciones, y realizó durante su vida, posiblemente, miles de sermones, conferencias, ejercicios espirituales, sin menoscabo de todas las conversaciones y diálogos particulares orales que tuvo con cientos, posiblemente, miles de personas a lo largo de su biografía.

¿Empecemos por preguntas, por qué existen personas, como las que mencionamos, que aunque se sea ateo o agnóstico o creyente en otras religiones no cristianas, o confesiones cristianas no católicas, es obvio y evidente, sin entrar en las singularidades de cada persona, que alcanzan un nivel moral y ético, muy elevado, y también espiritual y religioso?

¿Y, por qué parece que otras, la mayoría de nosotros, estamos siempre en una situación de medianía, cuándo no de graves deficiencias éticas o morales o, incluso religiosas y espirituales, desde la óptica del cristianismo…?

Debo confesar, que estando en Gálvez de profesor, el profesor de religión, sacerdote, le pedí que me recomendase un libro de espiritualidad, y me sugirió, Síntesis de Espiritualidad Católica, que es autor Rivera e Iraburu, y también, me hizo una copia, creo que encargándola al sacerdote entonces que estaba en Los Yebenes, del libro de Espiritualidad Católica de mil páginas.

Debo confesar, que ha sido un libro, bueno las dos ediciones, la resumida y sintética, y la obra extensa, que desde entonces, hace dieciséis años, en el curso 2004-2005, es un libro que he releído, y junto con elCatecismo de 1992, y algunos otros libros, diríamos, de la tradición del catolicismo espiritual, han sido obras que han sido de cabecera y relectura. Para una persona, diríamos, que me puedo definir, avanzado en aspectos de interpretación del mundo y de la realidad humana, es decir, se podría indicar, avanzado en cuestiones de filosofía, de arte, de estética y, del resto de saberes, puede parecer paradójico…

Yo, mismo, me llama la atención, porque lo que estoy indicando, es que me sirven, releo y medito y pienso, estos libros, que según, algunas teologías, los definirían como demasiados tradicionales… Es la perplejidad de la vida y de la existencia, alguien, muy adelantado en casi todos los principios teóricos e interpretación del ser humano, siempre intentando conexionar y armonizar, el problema de razón y fe (ciencia y fe, filosofía y fe, estética-arte y fe, cultura y fe, tecnología-técnica y fe, etc.), pues parece asombroso, que para algunos esos libros, junto a la Guía de Pecadores de Fray Luis de Granada, y otros, son diríamos a nivel espiritual, ascético, los hitos en los que me fío.

Cierto, si supiese más de teología, me serviría de otros textos, pero debo indicar, que aunque he estudiado algunos cursos de filosofía-teología, ya hace varias décadas, y siempre he estado pendiente de este fenómeno religioso y teológico, desde distintos puntos de vista, debo aceptar que soy un lego en los terrenos de la espiritualidad. Y, ante esa situación, pienso que es mejor, ser prudente, es decir, estar lo más cerca de la ortodoxia, y no de interpretaciones que estén en los límites, ya pasamos demasiado aquellos años postconcilio Vaticano II, ya pasamos demasiado. Pienso que con estas palabras, son suficientes, para mostrar y demostrar mi homenaje a Rivera.

La Congregación de la Causa de los Santos, en el Vaticano, tiene aprobados unos doce mil santos y santas y beatos o beatas. Diríamos, sin explicar demasiado que existen varios pasos, el primero, el de siervo de Dios, segundo, el de venerable, tercero, beato o beata, cuarto, santo o santa. Aprobados todos los pasos o niveles, por la autoridad eclesiástica católica.

Nos encontramos, dentro de las biografías y vidas tan diferentes de santos y santas, de los datos que se conocen, porque algunos son muy lejanos en el tiempo, mártires, santos de los primeros siglos, nos encontramos con personas de distinta situación histórica, estamento social y cultural, país, etnia, lengua, edad, hombre o mujer o niño o anciana, etc. Por consecuencia, el cristianismo, en el Evangelio es siempre una invitación a la perfección moral y espiritual, cada uno en su oficio y profesión y estado de vida, cierto que no solo como esfuerzo humano, sino abierto, si es que he entendido bien, a la gracia de Dios. No entraremos aquí el grave problema, que ha perdurado durante siglos del pelagianismo semipelagianismo, voluntariamos, etc.

El sacerdote José Rivera está en ese proceso, en ese caminar de los vericuetos o espirales, en esa intersección entre los seres humanos y el Buen Dios, analizando sus escritos, valorando su vida, encontrando testimonios sobre su persona, sus actos, y esperando, diríamos que el Buen Dios tenga la gracia-don de refrendar la santidad de su siervo de Dios, con un signo o milagro, que a su vez, también tiene que ser aprobado o autorizado o estudiado por la autoridad civil, científica, y por la autoridad teológica y religiosa, y al final, ser refrendado o sancionado por el Sumo Pontífice.

Esperamos y deseamos que el Venerable José Rivera, dentro de unos meses o dentro de unos años, pocos si es posible, se realice un milagro con su intercesión, pero siempre por la Autoridad Divina, porque Dios quiere, y después, sea estudiado y analizado y ponderado y valorado, y sea aprobado por la Autoridad Eclesiástica, pasando por los tribunales científicos, según el milagro, casi siempre curaciones biológicas, y, pueda ser aprobado dicho milagro-signo especial, y, considerado Beato. Esperamos y deseamos que según la Providencia de Dios, dicho proceso se realice lo antes posible. Muchas veces, no se producen, porque no hay suficientes personas, que pidan su intercesión, realidad que ya se puede hacer, al haber sido nombrado venerable.

Mientras tanto, usted lector, puede contemplar y ver documentales sobre su biografía, leer parte de sus escritos, consultando en Internet la Fundación José Rivera Ramírez.

Por: Jesús Millán Muñoz.

http://www.facebook.com/cuadernossoliloquiosjmm © jmm caminero (21-24 marzo 2021 cr).