“En la adversidad”

Por Jesús Millán Muñoz.

Se dice que todo ser viviente sufre contrariedades en su existencia. El ser humano a esas contrariedades les denominamos adversidades porque diríamos que se añade la variable de racionalidad y libertad y voluntad y emocionabilidad humana.

 

  1. El tema de la adversidad es ilimitado, como cualquier cuestión en la que el ser humano intervenga, por la especial conformación cognoscitiva, volitiva, y por la libertad del ser humano. Por tanto reflexionaremos sobre algunos aspectos con la intención de que sean posibles puntos de reflexión:

– Nos educan para la felicidad y la alegría pero no para la adversidad, tanto unas y otras conforman la existencia de cualquier ser humano.

– Hay que dilucidar ante una adversidad si tiene sentido o no lo tiene, si es una adversidad que debes superar o que debes olvidar, que debes enfrentarte a ella o debes dejarla a un lado.

– Si puedes evitar una tormenta y refugiarte debajo de un techo debes de hacerlo.

– Muchos llaman adversidades a realidades que son contrariedades y contradicciones o problemas que uno se ha buscado no que te hayan venido de la existencia o de la historia.

– No busques el peligro porque no sabes cómo saldrás de él.

– Los humanes se pierden en las palabras y sobre todas las cuestiones que están formados por palabras. De ahí la necesidad de la prudencia y en el tema de la adversidad también.

– No provoques en los demás: problemas o frustraciones o adversidades o enemistades, y así tendrás más posibilidades que ellos tampoco te las creen a ti.

– No busques el sufrimiento por el sufrimiento, pero el sufrimiento que te venga y no puedas evitarlo intenta superarlo en la medida de lo posible, o superarlo y soportarlo racionalmente.

– En la adversidad mantén la racionalidad correcta, el ánimo adecuado, la mente serena y los conocimientos verdaderos.

– Aléjate del mal y de los males, acércate al bien y a los bienes.

– La realidad es tan compleja, y cada ser humano es tan pequeño insertado en la enorme complejidad de lo real.

– Hay que aprender y aprehender a soportarse a uno mismo.

– No provoques el sufrimiento a otro ser, defiéndete del sufrimiento que otros seres te quieren provocar.

– Saber cual es la medida de todo es encontrar la sabiduría en todo, pero esto es muy difícil.

– Toda vida humana es un misterio y un enigma, la tuya también y la de los demás.

– Amate de forma correcta a ti mismo y así de ese modo soportarás lo bueno y lo menos bueno que la vida te traerá.

– Educa y riega la planta de la paciencia y del sosiego que llevas dentro de ti.

– Todo ser humano lleva dos sacos, uno lleno de aciertos y verdades y, el otro lleno de errores y desaciertos.

– Si encuentras en la existencia un ser bondadoso, aunque sea imperfecto acércate a la sombra de sus ramas porque habrás encontrado un tesoro.

– Distingue entre las palabras de las personas y las tuyas de lo que hacen o dicen hacer o haces.

– El tiempo te enseña que los seres humanos, tú a ti mismo también se engañan y mienten, la mayoría apenas se conocen o apenas nos conocemos.

– Soportar y superar las adversidades y el sufrimiento de y en las adversidades.

– Las adversidades superadas con razón y racionalidad y verdad y libertad hacen al árbol y al ser humano más fuerte.

– Procura por salir de una adversidad no caer en otra mayor. Que la solución de un problema no te traiga un problema mayor.

– En la época del sufrimiento y de la pena y de la angustia no tomes soluciones incorrectas y no pensadas y no racionalizadas.

– No olvides que hay seres humanos que han perdido el amor hacia otros seres humanos, aunque hablen mucho del amor y la amistad, y solo buscan adoctrinar a otros, manipular a otros, engañar a otros, utilizar a otros.

– Hay personas que seducen a otros, con el mal y por el mal. Muchas veces el mal en forma o en apariencia de bien.

– Intenta erradicar y superar el dolor y el sufrimiento y la adversidad que la vida te traiga sin dejar de sentir empatía por los demás seres humanos.

– No todos los seres humanos son malos, no todos los seres humanos son buenos, todos los seres humanos tienen cosas buenas y cosas menos buenas.

  1. Para terminar no olvides que todo ser viviente tiene que superar adversidades, has pensado cuántas adversidades habrá tenido que superar un árbol que lleva existiendo cien o quinientos o mil años… Por tanto, si un árbol ha tenido que soportar tantos inviernos y tantos veranos, es lógico y razonable que tú como ser viviente seas consciente que te vendrán días azules y días negros y días violetas y días amarillos…

http://youtube.com/jmm caminero     © jmm caminero

Se el primero en comentar en "“En la adversidad”"

Deja tu comentario