Don Salvador Alayón, en las II Jornadas de Estudios Bereberes (Guargacho)

Por Juan Santana.

Estamos por La Laguna y decido ir a escuchar a los profesionales que estudian el tema de los guanches y las momias, pero confieso que no soy un catedrático de nada, es decir, soy uno más del montón con deseos de sorprenderme con algo nuevo. Esta semana desde el 13 al 17 de Noviembre tenemos conferencias y charlas en las II Jornadas de Estudios Bereberes, porque saber si ocupa lugar. La conferencia comienza con Guargacho y comienzo a sorprenderme, porque Guargacho es un lugar peculiar, por su forma tan complicada como barrio y parece que es un barrio incomunicado, pero comunica con Las Galletas y la autopista desde Las Chafiras. Sin embargo, nos encontramos con un yacimiento que engancha a los más cultos o interesados en escuchar para saber un poco más de nuestros antepasados. La cuestión está es que cuando estamos disfrutando de las imágenes, encontramos a Don Salvador González Alayón, el amigo pastor en paz descanse, en muchas imágenes, ayudando a los arqueólogos, porque Don Salvador era un sabio. Dije para mis adentros, que lindo es encontrarme con un humilde pastor, una humilde persona tan grande y que esté en estos lugares inimaginables. Don Salvador si merece una gran estatua en el centro de la rotonda de El Fraile, saludando a todos los visitantes y residentes, porque él era así, sociable, amable, cariñoso y presumo que estuvo más de una vez en casa, compartiendo su sabiduría.

Husmeando por las redes, leo que el 4 de abril de 1972, Don Salvador González Alayón, se percató de la existencia en el terreno hoy murado de una serie de piedras, cuya disposición no le pareció fortuita. Don Salvador era un máquina, porque enseguida comunicó este hallazgo. En los meses siguientes se llevó a cabo la excavación sistemática del yacimiento, dirigida por Luis Diego Cuscoy, en aquella época director del Museo Arqueológico de Tenerife y uno de los pilares fundamentales de los inicios de la arqueología canaria. La excavación puso de relieve la existencia de los restos de una estructura formada por un hogar hexagonal, rodeado por una serie de hoyos, a manera de círculo, que Cuscoy denominó hornillos. En el área, de unos 150 metros cuadrados, se encontraron abundantes restos de cerámica, como fragmentos de vasos y cuentas de collar, instrumentos de obsidiana (tabonas) y basalto, punzones y agujas de hueso, así como abundantes muestras de fauna terrestre y marina, en su mayor parte calcinadas. Todos estos restos se encuentran en el Museo de la Ciencia y el Hombre de Santa Cruz.

Mi ignorancia sin ánimos de insultarme, llegó a pensar que las fotos desde el aire al yacimiento de Guargacho, fueron tomadas desde un avión o un helicóptero o un globo, pero fueron tomadas con una grúa, con el profesor y su cámara de todos dentro del recipiente donde cargaban el cemento. ¿De dónde viene el el nombre de El Monte de Guargacho?. De la finca agrícola donde se levanta el barrio. Por su parte, Guargacho es un término de procedencia guanche que alude a las tierras próximas al barrio y a la localidad de Arona existente en ellas. Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, porque el tiempo es el tesoro más valioso del ser humano. El tiempo pasa y jamás volverá. Un saludo a todos, especialmente a Don Salvador, desde aquí hasta el Cielo.

 

Se el primero en comentar en "Don Salvador Alayón, en las II Jornadas de Estudios Bereberes (Guargacho)"

Deja tu comentario