Detalle para los amigos de verdad. Con el corazón

Por Juan Santana.

Los amigos verdaderos, los auténticos son pocos o muchos, según tu camino por la vida y siempre merecen ser agradecidos con detalles, ya sean abrazos, regalos o cualquier cosa donde demostremos aunque no haga falta, que siempre vamos a estar ahí para ellos.

Con dichos detalles, las personas especiales que te han apoyado en todo momento podrán enterarse de cuanto las quieres y de todo lo que han llegado a significar en tu vida y gracias a Dios, al diablo, a Rita la cantaora o al destino, y presumo de tener bastantes buenos amigos. Nos conocemos desde hace tanto tiempo y sin haber crecido juntos, existe ese vículo invisible que sale a la luz cuando nos encontramos y nos miramos a los ojos y es obvio que todos hemos pasado por ocasiones tan diferentes, tristes, felices o inolvidables.

A veces me pongo a pensar en lo que sería mi vida sino los tuviera a mi lado y no puedo hacer menos, que llegar a la conclusión de que no quiero conocer esa alternativa, por eso esta carta es una forma más de darles por saco de la mejor manera. Lo único que deseo es vivir este momento, al lado de ustedes, mis mejores amigos, sin mirar sexos, razas ni religiones, porque todos somos personas. A pesar de que a veces con algunos hemos tenido discusiones y malentendidos, siempre hemos sabido que la amistad va primero y que los problemas vienen y van. Y menos mal que ha sido así, porque de lo contrario creo que nos sentiríamos más en la soledad que en la armonía con la vida misma, de la mejor forma positiva y auténticamente real.

Puede que no nos unan lazos de sangre pero los siento a ustedes como si fueran mis hermanos, con ese máximo respeto por encima de todos los valores humanos y dentro de veinte años, seguramente faltaremos muchos de los que nos conocemos y no estoy haciendo la pelota a nadie, simplemente estoy taladrando corazones, para despertar los sentimientos taponados porque la vida es una lucha constante día tras día, por culpa de vivir en una sociedad competitiva. Somos consciente de que las mejores relaciones no necesitan de obligaciones ni condiciones, porque saber dar sin pedir nada a cambio es algo muy poco visto en un mundo plagado del virus de luchar por quién tiene más y al final, podemos tener más material que otros, pero sabemos que por encima de todos los valores materiales, están los valores morales y dentro de 50 años aquí no queda nadie.

Obviamente todos nos sentimos obligados a comer y para comer hace falta el  jodío dinero, simplemente para comprar agua, para tomar aunque sea una cerveza con amigos de vez en cuando.  Eso es lo que más valoro de ustedes: que jamás se han apartado de sus amigos, permaneciendo de forma  incondicional y siempre saldrán problemas inesperados, pero todos tienen solución. Incluso cuando me creí lo suficientemente fuerte como para afrontar mis problemas, sin ayuda de nadie, tuve la bajada como la puede tener cualquiera y jamás nadie puede escapar sin ayuda de los amigos y no hablamos de material, sino de abrazos y charlas donde aprendemos a ser mejores.

Desgraciadamente no todas las personas estamos destinadas a encontrarnos los unos con los otros y a ser amigos para siempre, perdonando en el sufrimiento del silencio todas las ignorancias sin ánimos de insultar. Hay muchas personas que desaparecen por completo de tu vida y sin previo aviso, pero siempre habrá una razón, cuál sea, pero siempre habrá una razón. Como dicen los japoneses, ser feliz es fácil, solamente tienes que tener como mínimo una razón para levantarte cada día y la primera es poder ver el sol, la segunda caminar y así muchas, como tener la ilusión de comer un plato especial, como si es una tortilla de papas.

Es por eso que los quiero a todos, a los amigos músicos, a los vagabundos, a los que han tenido la mala suerte y están en la cárcel, a policías, sacerdotes, empresarios, abuelos, abuelas, hermanos, a todos, porque siempre van a ocupar un lugar muy importante en mi corazón.

 

Deja tu comentario

Tu dirección email no será publicada.


*