Desde la tumba de mi padre, en Sardina del Sur (Gran Canaria)

El 20 de Agosto del Agosto del año 2.016 fallece mi padre voluntariamente, con palabras cambiadas para no decir “Eutanasia”, aquella mañana de domingo en Pozo Izquierdo, en el sur de Gran Canaria. Mi hermana sale al patio, ¡Juan!, creo que papá no respira!! y entré a comprobarlo. Ya estaba volando por el más allá y después de unos minutos, salgo a la calle y camino a la casa de Juan Morales a menos de cien metros, para informarle y nos abrazamos, dejando claro, que teníamos que cumplir una gran promesa de hacerle un buen trabajo, “Entre Amigos”, que está por encima de cualquier dimensión y es imposible explicar hasta dónde llegan los sentimientos de toda esta historia, y llevamos dos años, pero hemos logrado conquistar gran parte de terreno invisible, en un mundo dónde hemos perdido la noción del tiempo y el tiempo, es el tesoro más valioso del ser humano, el tiempo pasa y no vuelve.

En nombre de mi padre y de mi familia, gracias de todo corazón a todos y somos muchos los que hemos vivido esto de cerca, tapando muchas veces el gran motivo de este proyecto, porque vivimos en una sociedad que camina muy rápido, sin leer, sin escuchar, sin sentir, disparando millones de palabras, dónde todos queremos ser protagonistas por la puta cara. Mi padre no era un hombre perfecto, nadie es perfecto, pero desde la tumba dónde nadie sabe que habrá después, logró unir a muchos amigos en un proyecto con mucho sentimiento, hizo que nos concentráramos, que disfrutemos, nos enfademos, cantemos, bailemos, lloremos y tantas cosas más, que no tendrán final. El viernes de Semana Santa del 2.018 fui al Cementerio de Sardina del Sur y pedí entrar, porque solamente abre los sábados y domingos, sin embargo, sonrió el responsable del Cementerio, cuando le dije, que entraría despacito para que no se despierten y tomé la foto de su  lápida. También le dije a mi padre, ¡Si desde el más allá pueden ayudar, por favor, echa una mano que estamos hasta los huevos!.

El viernes 13 de Abril del 2.018 llegan a Tenerife desde Gran Canaria, muchos amigos, cargados con sus guitarras y energía, dispuestos acabar con todo esto que montó mi padre, porque él es el verdadero culpable de un Proyecto, que tal vez sea para pagar nuestra ignorancia, sin ánimos de insultar. Tenemos el mejor sonido de Yeray, un joven, que tiene una productora y trabaja bien, si o si, luego Julio Ramos, que sabe cómo se manejan hasta los cables de las antenas de las radios en las montañas y tiene mi vida guardada. No pude dormir hasta casi las cuatro de la madrugada, pero logré dormir cinco horas, gracias a Dios y nos faltaban dos amplificadores, pero Ana de Musical Rubén, nos solucionó todo, menos mal, que era sábado y  estaban abierto. Personalmente, tengo que agradecer a todos los que han apoyado, incluso a los que no han apoyado, porque los que no apoyan, son el estiércol de las plantas, son quiénes nos empujan a reflexionar mucho más en las luchas por cualquier proyecto. Nuria Oval vestida de medieval, su marido Guillermo y su hija todo el día, con su Amor y Paciencia, Fran Paz el taxista del sur de Tenerife, Víctor Linares, el Centro Hípico Xanadú y muchos, muchísimos, Chano López, mi primo Lucas volcado con su dron y sus buenas grabaciones, fueron muchos, más de lo que esperábamos y el Director de el digital sur, que nos vemos dos veces al año y gracias a mi padre nos vimos.  Desde la Tumba de mi Padre, gracias a todos por este gran día, 14 de Abril de 2.018.

 

1 Commentario en "Desde la tumba de mi padre, en Sardina del Sur (Gran Canaria)"

  1. Si quieres entender esto, tendrás que leerlo. Si quieres, si tienes tiempo, si no tienes otra cosa mejor que hacer. Gracias de todas formas y perdonen las molestias….

Deja tu comentario