“Circunloquios de Juan de Portoplano”

Por Jesús Millán Muñoz.

Intentar, averiguar-analizar las frases-ideas-conceptos-enunciados-juicios que tenemos, que sentimos como verdaderos, cuánta verdad o error tienen, cuándo son verdad y cuándo menos verdad, en qué situación y en qué circunstancias y en qué variables y en qué ponderables, porque nosotros tenemos las ideas-conceptos con las que sentimos y pensamos, pero después ellas nos conducen a unos lugares o a otros…

  1. El viajero del interior, el viajero de su propia ciudad-lugar, esa mañana abrió la madera que separaba su hogar-personal-familiar del lugar-pueblo-sociedad, y con sus pasos enternecidos en el pensar-meditar sobre la misericordia-piedad y despiedad-inmoralidad de los humanes, iguales a él mismo, se acercó y entró en la nave de lugar sagrado, se sentó y en un banco empezó a percibir sensaciones-ideas-recuerdos internos y externos:

– Desde Chauvet, pasando por Altamira-Lascaux, y cientos de miles de sitios-lugares-habitaciones colectivas-templos, los humanes se han enfrentado a lo más interior de si mismos, a lo más exterior de si mismos, a nivel individual y colectivo. Miles de sistemas de creencias en lo metafísico-espiritual-religioso-más allá y más acá de cada ser humano. El misterio del misterio. Lo Otro. Intentar armonizar lo biológico con lo psicológico con lo social-cultural y con lo espiritual y trascendental. Esa es una de las funciones de toda vida.

– No pienso solo para mí, pienso para mí y para los demás, algo de lo pensado lo ofrezco en el altar para mí, parte en el altar para los otros, igual que el ganadero no solo cría animales para él o para ella, sino para él y para los demás. Un pensador-meditador-conceptualizador-argumentador, es simplemente alguien que busca ideas-razones-argumentos-datos-percepciones-conceptos para sí mismo y para los demás. Los demás presentes, los demás no nacidos aún. Si es que consigue que sus palabras-imágenes-conceptos-colores-sonidos queden para las actuales generaciones, para las futuras.

– ¿Quiénes son los grandes humanes, hombres o mujeres, a los que merece seguir o escuchar o tener en cuenta, en algo y en qué, y en cuánto y cómo y cuándo y para qué…?

– Vivimos, siempre vivimos tiempos, en que existen muchos mentirosos-engañadores-embaucadores-manipuladores, unos quieren parte de tu cuerpo-carne, otros de tu psique-mente-cerebro-carácter-ideologías, otros de tu alma-espíritu, algunos todo de todo. Ten cuidado, ten prudencia. Incluso mis palabras, aquilátalas-analízalas-arguméntalas-critícalas. No te creas, ni todo, ni parte de lo que leas de mis conceptos. No te dejes equivocar por mis adjetivos y substantivos y verbos. Con los demás también.

– Nunca sé, exactamente lo que es saber, ni lo que es el conocer, ni lo que es el percibir, ni lo que es el pensar, ni lo que es el desear, ni lo que es el sentir, ni lo que es…, pero tengo que utilizar todas esas funciones-facultades psicomentales, para intentar seguir viviendo-existiendo en el mundo.

– Me gustaría, tener una fórmula con palabras, para quitarte tu enorme sufrimiento-angustia-pena-desaliento-tristeza-situación, pero no lo tengo, solo puedo, si es que puedo, intentar quitarle unos granitos de pena-angustia-sufrimiento-desaliento…

– Llega uno, frisando la vejez, la gran madurez, y mira hacia delante, y le quedan muy pocas esperanzas, y mira hacia atrás, y le quedan muchos recuerdos, no todos buenos. Pero hay que continuar con la sonrisa.

– Llegas a una edad, que percibes, sin quererlo, los fracasos que has tenido, en menor medida los éxitos, pero ya sientes, que no tienes muchas maniobras para que la situación, en los lustros que te queden, que no sabes ya, si uno, menos de uno, tres o cinco. No sabe que puedes hacer o debes hacer contigo mismo y en relación al mundo, cuándo ya las fuerzas psíquicas-físicas-biológicas-espirituales parece que van mermando.

– Aquí dentro, de uno de los templos que buscan-predican al Ser Infinito, uno, uno se pregunta, si durante toda la existencia lo ha estado buscando, si lo ha encontrado en parte, si uno, no lo ha estado deseando-buscando durante todo su vivir, por qué no lo ha hecho.

– De existir el Ser Supremo sería la Gran Idea, si no existe, sería el mayor invento-diseño-descubrimiento que el ser humano o la humanidad ha hecho, porque si Dios, probablemente los seres humanos no habrían sobrevivido como especie, aunque a veces, el concepto Dios, no se utilice de forma correcta y adecuada.

– Distingue las personas de buena voluntad, de las que no tienen buena voluntad o la tienen a medias, y después examina sus palabras y sus actos y sus deseos que traspasan por su piel, aunque los oculten.

– Pienso que cien mil millones de seres humanos, según los cálculos que han existido, siete mil millones en estos momentos, cada uno con sus alegrías y penas, esperanzas y temores, con sus angustias y felicidades. Cada uno con su vivir-existir. Yo, yo soy uno más, entre esa cantidad de seres humanos que han existido. Intento modestamente que mis palabras ayuden a que puedan existir otros cien mil millones en el futuro…

– No te enfades tanto con la vida, porque tú eres vida, porque la vida te ha traído hoy cosas buenas y también cosas menos buenas.

– Has creído o deseado creer, durante mucho tiempo, que las enfermedades solo les tocaban a los otros, y esta mañana, este mes, este año te has dado cuenta, que te ha dado a ti de bruces. Y estas que no sabes entender-comprender nada. Pero olvidas, que partías de una idea falsa, porque igual que la lluvia, igual que la alegría, la enfermedad te puede tocar a ti y a los demás, de hecho, empapa a todos los seres humanos, a unos antes, a otros después.

– Desde cuándo no intentas armonizar tus pasiones-deseos-pulsiones-instintos-palabras-actos. Desde cuándo no intentas armonizarlos-ponerles freno-equilibrarlos, y si no lo haces, o al menos, algunos no lo haces, cómo los vas a conseguir equilibrarlos, y si no lo consigues, de qué te extraña que esos deseos-pulsiones-instintos-pasiones no armonizados-equilibrados-correctos-adecuados te hayan llevado a esa angustia-fracaso-decepción-pena-tristeza-desaliento-desesperanza en la que te encuentras ahora.

– Quieres rehacer tu vida, tienes derecho a rehacerla, pero intenta no volver a equivocar los mismos errores, ni otros nuevos.

– A veces, para no caer, en errores y males, te tienes que alejar de personas y situaciones que te incentivan un tipo o grupo de males y sufrimientos. A veces, para no caer en errores, tentaciones, sufrimientos, penas, que se te ofrecen en forma de alegría o de felicidades, a veces, para no caer en ellas, a veces, tienes que caminar en soledad y estar solo. Es mejor estar solo, que no con los demás caer en errores o en males.

– Has pensado alguna vez, cómo pensarías o vivirías si hubieses nacido en Roma antigua, en Cartago antigua, en Atenas antigua, en Esparta antigua, en otro continente, con otro color de cara, con otra cultura, con otra lengua, con otros padres, con otras circunstancias, con otro tiempo… Si piensas esto, serás más modesto al juzgar a los otros, al juzgarte a ti mismo.

– Ten misericordia y piedad de ti mismo, ten misericordia y piedad de los demás, aunque no puedas hacer demasiado por los demás, a veces, tampoco por ti mismo.

– Ten la voluntad de huir del mal y de los males, los que otros te provocan o causan, lo que tú mismo aceptas, los que tú y los otros te infringes a ti mismo o a los demás.

– Puedes y debes arrepentirte del mal que has hecho a ti mismo y a los demás. Procura no esperar a la última semana de vida, hazlo ahora mismo, y así, evitarás mucho mal a ti mismo y a los demás, a las décadas o días que aún te quedan de estar respirando este aire de este mundo.

– Vivimos en un tiempo, que para muchas personas, no saben lo que son los siete pecados capitales, y menos aún, los aceptan, o mejor, como siempre, creen en la verdad del mal que causan algunos pecados o errores morales graves o pecados capitales, pero no en otros…

– Vivimos en un mundo, como si fuese un supermercado con cientos de productos, unos roban-rompen-malgastan-destrozan unos productos, otros seres humanos, otros diferentes. Al final, no todo el mundo roba o destroza todos los productos del gran supermercado, sino que unos, lo hacen con algunos y otros con otros. Así, que sucede pues que el supermercado, se convierte en una anarquía, o dicho de otro modo o manera, se convierte en una inmoralidad. Se retrasa la evolución y el progreso de las cosas y de las realidades humanas y temporales y económicas, incluso la salud se ve mermada o anquilosada en muchos aspectos…

  1. El de Portoplano, se levantó del asiento de lugar sagrado, que antes que él, docenas de generaciones habían ido pasando, en los momentos felices, en los momentos tristes, y pensando-esperando en que el Infinito Ser, lo acogiese y tuviese piedad y misericordia de su carne-psique-alma, ahora y cuándo llegase el momento del tránsito. Abrió la puerta del espacio sagrado, y alejándose se fue perdiendo para llegar al mediodía a su lugar de refectorio-hogar-lumbre.

http://twitter.com/jmmcaminero

Se el primero en comentar en "“Circunloquios de Juan de Portoplano”"

Deja tu comentario